Rosa María Payá, el fracaso de CubaDecide y broncas dentro de la FNCA

Un amigo dominicano me comentó que Rosa María Payá, dirigente del proyecto contrarrevolucionario CubaDecide, estuvo en Santo Domingo el mes pasado en donde organizó un evento alejado de cualquier publicidad, el cual fue financiado por Antonio Costa Labrador, directivo de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), a espaldas de otros dirigentes de dicha organización, quienes no comulgan con el proyecto de la Payá al considerarlo inviable y poco efectivo.

El desembolso de Tony Costa cubrió los gastos cuantiosos de la Payá, lo que incluía alojamiento en un lujoso hotel, alimentación, transporte y recogida en el aeropuerto, así como alquiler del local donde se llevó a cabo el poco divulgado evento. Lo interesante del caso es que Tony Costa accediera a darle su apoyo a la Payá –no solo aportando más de 3,000 USD– en inobediencia a la postura actual de sus líderes de la FNCA.

Se ha sabido que los directivos de la FNCA y de la FDHC –a saber los dos Antonios– involucrados en este apoyo a la Payá rompieron con sus promesas de no ofrecer apoyo a la Payá y a CubaDecide, tanto en Cuba como en el exterior, teniendo la misma postura con respecto a la controvertida visita a Cuba del Secretario de la OEA, Luis Almagro, abortada por decisión soberana del gobierno cubano.

El aislamiento de la Payá y las reservas con respecto a ella se han extendido asimismo a la Asamblea de la Resistencia, al Directorio Democrático Cubano, a Mar por Cuba, al Consejo por la Libertad de Cuba, a los Ex Presos, así como también a Inspire America, a Raíces de Esperanza, a la Alcaldía de Miami y a la gubernatura de La Florida, principales fuentes del apoyo mediático y financiero de la contrarrevolución interna en Cuba, particularmente a los integrantes del llamado Foro de Derechos y Libertades, así como a la plataforma Todos Marchamos, de donde proceden las críticas abiertas y privadas a Rosa María y a CubaDecide, considerándolas como ridículas y entretenidas, manipuladas por el gobierno e, incluso, sugiriendo que la misma –así como su fallecido padre– pudieran haber colaborado con la Seguridad del Estado.

Desesperada, viéndose en un declive en cuanto a seguidores y en una crisis de proselitismo, desahuciada por los grupos externos y la propia contrarrevolución interna quienes se niegan a reconocerle liderazgo alguno, ha llamado a una dudosa convocatoria para que los ciudadanos cubanos  voten  con la palabra plebiscito en sus boletas en las próximas elecciones como forma de rechazo. Obviamente, poco impacto tendrá el llamado de  esta señorita  devenida en “protegida de Almagro”.

Publicadas por Percy Francisco Alvarado Godoy

Desesperados contrarrevolucionarios buscan apoyo en la Embajada USA en Cuba.

Siguiendo la sugerencia de la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba (FDHC) –burda filial de la FNCA– varios grupúsculos internos liderados por la contrarrevolucionaria de vieja data, Martha Beatriz Roque Cabello, también conocida como La Reyna del Aguacate y cabeza de la llamada Red de Comunicadores Comunitarios (RCCC), ha intensificado su relación con el diplomático Justin Davis, funcionario de la Oficina Política de la EMBAUSA en La Habana, nido de la CIA y de otros servicios de inteligencia norteamericana.

La labor de Roque Cabello, dentro del marco de las complejas relaciones entre ambas naciones, está encaminada a la búsqueda de financiamiento y a facilitar trámites de viaje a los miembros de su entramado alineados con la llamada “Nueva Política”. Roque se ha convertido, en la práctica, en informante de Davis con respecto a las reacciones de la contrarrevolución interna en relación con las medidas adoptadas por Trump hacia Cuba y sobre el estado de opinión sobre otros asuntos. Al mismo tiempo se ha vendido como incondicional a las medidas anunciadas por el presidente el pasado 16 de junio de este año hacia Cuba, instando a su jefe Davis a que recrudezcan sus acciones contra su propia Patria, en un bochornoso acto de traición. Para ella, el 2018 se producirán condiciones para que el cambio de dirección en el gobierno propicie “cambios en el país”, a los que ella denomina como “fin de la dictadura”.

Ruega encarecidamente a Davis que la embajada USA continúe apoyando a la contrarrevolución interna para evitar que se pierdan los vínculos con sus similares en Miami, a través de los cuales obtienen el salario mensual y las cuantiosas recargas para sus celulares. Particularmente ha pedido a Davis que le ayude económicamente dado el retraso en los pagos mensuales que debía recibir de la FDHC por las “investigaciones y reportes” de la RCCC con respecto a la situación interna de la Isla y dentro de la llamada oposición.

Obviamente, parece que Roque Cabello está intentando venderle uno de sus aguacates a Davis, aunque estén verdes. Verde por verde, ese es su fin.Publicadas por 

Desinflando un globo del Observatorio Cubano de los Derechos Humanos (OCDH)

Falsear la realidad, lanzar mentiras a diestra y siniestra ha sido oficio permanente del llamado Observatorio Cubano de los Derechos Humanos (OCDH), tipo de organización contrarrevolucionaria radicada en Madrid, España, y parte del entramado subversivo anticubano desde el año 2009. Si una vez el Camaján Elizardo Sánchez Santa Cruz metió la pata en eso de inflar cifras en eso de detenciones de personas por parte de las autoridades cubanas –incluyendo en aquella ocasión a pintores famosos de otras épocas y naciones, deportistas foráneos y otras personalidades en supuestas listas de detenidos por la “represión” en Cuba–, esta vez tal papelón le ha tocado al OCDH cuando en su sitio web publicó un informe sobre detenciones en el pasado mes de junio, elevando artificialmente la cifra a la improbable cifra de 410 capturados en forma de “detenciones arbitrarias”. Todo ello, sin lugar a dudas, para justificar el generoso financiamiento que recibe de la National Endowment For Democracy (NED) –tapadera de la CIA–, quien la usa descaradamente para alimentar la permanente campaña mediática anticubana.

Hay abundantes pruebas que sustentan esta falacia fabricada de la OCDH y pondremos al desnudo cómo la misma incluyó en esta lista de detenidos a personas inexistentes, otras ya fallecidas y algunas de ellas que ni radican en la Isla. Siguiendo esta tónica, la OCDH declaró el 3 de julio que, solo en el mes de junio, se habían producido 410 detenciones, de ellas 273 en el caso de féminas y173 en el caso de hombres.

Las listas ofrecidas –hechas llegar a ellos por correo electrónico por sus empleados en Cuba y que manos amigas me han hecho llegar– están llenas de nombres supuestos que no aparecen en los registros de identificación del DNI cubano, según hemos comprobado, así como con carencia de documentos identificativos o especificación de residencia, lo que hace levantar la suspicacia sobre la seriedad de este informe.

Entre los citados detenidos la OCDH colocó al contrarrevolucionario Yriades Hernández Aguilera quien no pudo ser detenido en junio cuando se encuentra en EEUU desde el 31 de mayo y apareció entre los invitados al discurso pronunciado por el presidente Donald Trump. Lo mismo ocurre con las ex Damas de Blanco Damaris Agueda Zaldívar, Maylin Isaac Sánchez y Rebeca Céspedes Hernández, quienes radican también en EEUU desde hace algún tiempo. Asimismo incluye en los detenidos a los santiagueros Andris Verdecia Osorio, Daniel Barriel Sanjurjo y Lorenzo Malesu Isaac, quienes marcharon a Estados Unidos en enero del 2015, mayo del 2016 y octubre de 2016, respectivamente.

Tampoco tuvieron el recato y el pudor de respetar a los muertos, a quienes incluyeron en esa lista aparentando desconocer casos como el de Javier Arano Pérez, fallecido en noviembre del 2008. Absurdo también es incluir nombres de personas detenidas en el mes de junio, cuando las mismas purgan prisión antes de esa fecha como reclusos por delitos comunes, como son los casos de Enmanuel Robert Claramut, Gilberto Hernández La O y Geordanis Muñoz, quienes purgan condenas de octubre del 2015, julio de 2016 y agosto de ese mismo año, respectivamente.

De esta forma, he podido comprobar mediante fuentes autorizadas de que de las supuestas 237 detenidas en junio solo 15 casos son ciertos y confirmados. El resto involucra a 3 que viven fuera del país, 16 son nombres falsos, 105 son identificaciones con errores lo que conduce a repeticiones de identidades y contabilizaciones inadecuadas, así como el caso de 98 mujeres que nunca han sido detenidas –incluyendo a 30 ex Damas de Blanco ya desvinculadas de esta organización por contradicciones internas con la liderzuela Berta Soler–.

De los 173 hombres supuestamente detenidos en junio según la OCDH, han sido confirmados solo 25 casos. Se comprobó que 40 no existen registrados en el DNI y 108 que nunca fueron detenidos. Entre los detenidos como supuestos presos de conciencia se encuentra el delincuente Carlos Esteban Chirino Díaz, vinculado al robo de varios aires acondicionados de un almacén para ser vendidos ilícitamente.

La OCDH fabricó descaradamente 370 “detenciones arbitrarias”, 222 en el caso de mujeres y 148 en el caso de hombres, con lo que acaba de cometer una burda barrabasada pues, como reza un viejo refrán: “Las mentiras tienen patas cortas”. Saque el lector sus propias conclusiones.

La CIA abre sus puertas a terroristas anticubanos

Por Percy Alvarado Godoy

 

No sé hasta qué punto fue cosa de mera cortesía, pero lo cierto es que la sede de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) abrió el 19 de mayo sus puertas a un grupo reducido de viejos contrarrevolucionarios de la bochornosa Brigada 2506 –derrotada en menos de 72 horas en Playa Girón– y a otros funcionarios de Miami Dade. El encuentro fue pactado por el senador Marco Rubio, allí presente, con el propio Donald Trump, quien instruyó de esta visita al director de la misma, Mike Pompeo, quien se encargó de halagar a los visitantes.

Aunque todo pareció una jugada mediática de Trump para lisonjear a la extrema derecha anticubana que le ha brindado total apoyo, la presencia de los viejos fracasados de Bahía de Cochinos, entre los que se encontraban José Cancio y Félix Rodríguez Mendigutía, despierta el claro mensaje del compromiso de la Agencia con la añeja pretensión de derrocar a la Revolución Cubana.

Otro mensaje indica que esta visita fue un acuerdo de Trump con Pompeo para disminuir el impacto mediático de los desacuerdos entre Trump y la CIA, sobre todo cuando el diario The New York Times acaba de destapar la noticia de que Pompeo se mantuvo pasando información confidencial a Michael Flynn, ex asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, a pesar de que el mismo estaba sujeto a investigación por supuestos vínculos con el embajador ruso en Washington.

Fue simplemente una jugada de concesiones entre partes que sirvió para afianzar a Marco Rubio en el panorama político USA, aparentar una distensión dudosa entre Trump y la CIA y, de paso, esperanzar a los viejos enemigos de Cuba.

El Directorio Democrático Cubano (DDC) ordena realizar sabotajes dentro de Cuba

Escrito por Percy Alvarado Glodoy . Una fuente creíble ha informado que varios directivos del DDC, grupúsculo contrarrevolucionario asentado en Miami, han enviado instrucciones secretas a varios de sus asalariados contrarrevolucionarios dentro de Cuba –a saber Ángel Moya Acosta, coordinador del llamado Movimiento Libertad democrática de Cuba, y a Jorge Luis García (Antúnez), cabecilla del llamado Frente de Resistencia Civil Orlando Zapata, entre otros– con vistas a radicalizar sus llamadas acciones “pacíficas” dentro de la Isla, bajo la consigna de “los cubanos nunca hemos tenido miedo”. Dentro de estas órdenes expresas están las de propiciar la paralización del transporte público mediante actos de sabotaje tales como ponchar las gomas de ómnibus dedicados a la transportación pública y colocar azúcar o arena en estos vehículos y en otros medios de trasporte estatal para inutilizarlos.
Asimismo, tales medidas se complementan con otras acciones como colocación de carteles y promover protestas tipo guarimbas en las calles y espacios públicos. La idea esencial sería vender a los medios internacionales la falsa imagen de una apreciable desobediencia civil y crisis de gobernabilidad dentro de la Isla, así como manipular como antipopular cualquier medida gubernamental.
La promoción de estas acciones subversivas –cada vez más violentas– está dirigida a tratar de incorporar a nuevos potenciales adeptos, a sembrar el caos y el descontento ciudadano y a propiciar una vía de utópico protagonismo alternativo ante las venideras elecciones del 2018.
DDC cuenta con un amplio historial de provocaciones contra Cuba, tanto desde el exterior como usando a la contrarrevolución interna. Estas acciones, por supuesto, están también dirigidas a obtener fuentes de financiamiento por parte de la administración Trump y otros enemigos tradicionales de la Revolución, en detrimento del papel rector de la FNCA como receptor y canalizador del dinero USA para la subversión en Cuba.