Las mentiras de la “economista” Karina Gálvez

He leído el artículo que circula en el libelo proyanqui 14yMedio sobre el juicio de María Caridad Gálvez Chiu a quien todos llaman Karina.

Es descaradamente mentiroso, manipulador y ofensivo.

Según el autor que cita a los contrarrevolucionarios Yoandy Izquierdo, Dagoberto Valdés y Karina Gálvez, el juicio “quedó concluso para sentencia tras un largo proceso de investigación por el presunto delito de evasión fiscal”.

Los señores académicos tienen serias lagunas doctrinales y en el ejercicio propio del derecho.

Es desvergonzado que a estas alturas todavía emplean el término “presunto”. Vamos, se trata de un delito consumado de Evasión Fiscal como quedó debidamente demostrado y probado en el acto del juicio oral.

Estos señores además hacen aportes al sistema de sanciones establecidos en el Código Penal cubano. “Prisión domiciliaria” solo existe la legislación de Dagoberto y compañía.

La sanción de limitación de libertad que es lo que realmente ha solicitado la fiscalía, está debidamente estipulada en el artículo 34 del cuerpo legal citado.

En el artículo se afirma: “la vivienda que Gálvez adquirió el pasado año”. Mentiras, ustedes mismos han señalado que la compraventa tuvo lugar en el año 2014.

El párrafo más interesante del artículo y cito “Si el tribunal acepta la petición de la fiscalía, la economista no podrá viajar al extranjero y deberá informar a las autoridades antes de salir de la provincia, además de estar obligada a establecer un vínculo laboral”. Diría un amigo: “sin palabras”. A los señores académicos solo les preocupa que Karina tenga que trabajar y que no podrá continuar en la farándula de los viajes al extranjero para seguir el lucrativo negocio de la conspiración. Nada, que la vida de ocio y opulencia sin sudor se le está interrumpiendo.

Dagoberto Valdés tuvo que reconocer la impecable ejecutoria del tribunal, pero a su vista parece que solo estuvieron y actuaron los abogados defensores.

Señores les volvemos a recomendar que estudien al menos la parte general del código penal y que amplíen sus conocimientos sobre el derecho procesal penal. Karina cometió un delito de Evasión Fiscal y el hecho que haya pagado la responsabilidad civil derivada de este, no anula su comisión y si constituye una circunstancia atenuante tal como quedó demostrado en la modificación de las conclusiones acusatorias del fiscal para el caso del coacusado (vendedor). La fiscalía en el propio acto tomó en consideración las pruebas mostradas por la defensa que certificaban el pago del adeudo del acusado y decidió retirar de su petición la sanción accesoria que tenía prevista.

El artículo aludido hace mención a los asistentes al juicio: “una docena de amigos, familiares y miembros del equipo del CEC entre ellos Yoandy Izquierdo, Dagoberto Valdés, Rosalia Viñas y Livia Gálvez”. Claro que no podía ir nadie más. Ellos saben por qué. Sencillamente porque nadie los sigue, porque no arrastran, no tienen capacidad de liderazgo y porque el pueblo los identifica como lo que son: mercenarios.

Por último, “Karina Gálvez” no fue “detenida y conducida a la sede de la Seguridad del Estado”. Karina Gálvez, estuvo detenida y bajo proceso investigativo en la Unidad Provincial de Investigaciones Criminales y Operaciones, en la sección que se ocupa del procesamiento penal de los delitos comunes. El en juicio oral, “la economista” tuvo que reconocer el buen trato que recibió de los oficiales que la atendieron durante su arresto.

Señores, a ustedes que se autoproclaman académicos y pensadores del futuro de Cuba, les volvemos a pedir que tengan el valor de decir la verdad o al menos de callarse.

No les pedimos que se busquen el dinero honestamente porque eso definitivamente no saben hacerlo y les resulta más jugoso el del contribuyente norteamericano.

Publicado por Eliseo Junco a las 11:02:00 a. m.