Rosa María Payá, el fracaso de CubaDecide y broncas dentro de la FNCA

Un amigo dominicano me comentó que Rosa María Payá, dirigente del proyecto contrarrevolucionario CubaDecide, estuvo en Santo Domingo el mes pasado en donde organizó un evento alejado de cualquier publicidad, el cual fue financiado por Antonio Costa Labrador, directivo de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), a espaldas de otros dirigentes de dicha organización, quienes no comulgan con el proyecto de la Payá al considerarlo inviable y poco efectivo.

El desembolso de Tony Costa cubrió los gastos cuantiosos de la Payá, lo que incluía alojamiento en un lujoso hotel, alimentación, transporte y recogida en el aeropuerto, así como alquiler del local donde se llevó a cabo el poco divulgado evento. Lo interesante del caso es que Tony Costa accediera a darle su apoyo a la Payá –no solo aportando más de 3,000 USD– en inobediencia a la postura actual de sus líderes de la FNCA.

Se ha sabido que los directivos de la FNCA y de la FDHC –a saber los dos Antonios– involucrados en este apoyo a la Payá rompieron con sus promesas de no ofrecer apoyo a la Payá y a CubaDecide, tanto en Cuba como en el exterior, teniendo la misma postura con respecto a la controvertida visita a Cuba del Secretario de la OEA, Luis Almagro, abortada por decisión soberana del gobierno cubano.

El aislamiento de la Payá y las reservas con respecto a ella se han extendido asimismo a la Asamblea de la Resistencia, al Directorio Democrático Cubano, a Mar por Cuba, al Consejo por la Libertad de Cuba, a los Ex Presos, así como también a Inspire America, a Raíces de Esperanza, a la Alcaldía de Miami y a la gubernatura de La Florida, principales fuentes del apoyo mediático y financiero de la contrarrevolución interna en Cuba, particularmente a los integrantes del llamado Foro de Derechos y Libertades, así como a la plataforma Todos Marchamos, de donde proceden las críticas abiertas y privadas a Rosa María y a CubaDecide, considerándolas como ridículas y entretenidas, manipuladas por el gobierno e, incluso, sugiriendo que la misma –así como su fallecido padre– pudieran haber colaborado con la Seguridad del Estado.

Desesperada, viéndose en un declive en cuanto a seguidores y en una crisis de proselitismo, desahuciada por los grupos externos y la propia contrarrevolución interna quienes se niegan a reconocerle liderazgo alguno, ha llamado a una dudosa convocatoria para que los ciudadanos cubanos  voten  con la palabra plebiscito en sus boletas en las próximas elecciones como forma de rechazo. Obviamente, poco impacto tendrá el llamado de  esta señorita  devenida en “protegida de Almagro”.

Publicadas por Percy Francisco Alvarado Godoy

Desesperados contrarrevolucionarios buscan apoyo en la Embajada USA en Cuba.

Siguiendo la sugerencia de la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba (FDHC) –burda filial de la FNCA– varios grupúsculos internos liderados por la contrarrevolucionaria de vieja data, Martha Beatriz Roque Cabello, también conocida como La Reyna del Aguacate y cabeza de la llamada Red de Comunicadores Comunitarios (RCCC), ha intensificado su relación con el diplomático Justin Davis, funcionario de la Oficina Política de la EMBAUSA en La Habana, nido de la CIA y de otros servicios de inteligencia norteamericana.

La labor de Roque Cabello, dentro del marco de las complejas relaciones entre ambas naciones, está encaminada a la búsqueda de financiamiento y a facilitar trámites de viaje a los miembros de su entramado alineados con la llamada “Nueva Política”. Roque se ha convertido, en la práctica, en informante de Davis con respecto a las reacciones de la contrarrevolución interna en relación con las medidas adoptadas por Trump hacia Cuba y sobre el estado de opinión sobre otros asuntos. Al mismo tiempo se ha vendido como incondicional a las medidas anunciadas por el presidente el pasado 16 de junio de este año hacia Cuba, instando a su jefe Davis a que recrudezcan sus acciones contra su propia Patria, en un bochornoso acto de traición. Para ella, el 2018 se producirán condiciones para que el cambio de dirección en el gobierno propicie “cambios en el país”, a los que ella denomina como “fin de la dictadura”.

Ruega encarecidamente a Davis que la embajada USA continúe apoyando a la contrarrevolución interna para evitar que se pierdan los vínculos con sus similares en Miami, a través de los cuales obtienen el salario mensual y las cuantiosas recargas para sus celulares. Particularmente ha pedido a Davis que le ayude económicamente dado el retraso en los pagos mensuales que debía recibir de la FDHC por las “investigaciones y reportes” de la RCCC con respecto a la situación interna de la Isla y dentro de la llamada oposición.

Obviamente, parece que Roque Cabello está intentando venderle uno de sus aguacates a Davis, aunque estén verdes. Verde por verde, ese es su fin.Publicadas por