La afrenta a José Martí no solo fue de los marines yanquis

La presencia de buques de la armada estadounidense en el litoral habanero y en su rada, eran frecuentes antes del triunfo de la Revolución. Aquí mantenían una base naval—cuya devolución nuestro pueblo continúa reclamando— y una Misión Militar de las tres armas, que tenía su sede en el campamento de Columbia, hoy Ciudad Libertad.

En ese tiempo, los gobernantes cubanos serviles a Washington se esmeraban por mantener unas relaciones cordiales con el poderoso vecino del norte, sin importarles la políticainjerencista que siempre aplicaron sobre nuestro país.

De ahí que se realizaran las frecuentes visitas «amistosas» de las naves de guerra yanquis a La Habana, con cientos de marinos dispersos por la ciudad o, mejor dicho, por bares y prostíbulos.

De esas visitas quedan imágenes y recuerdos de personas ya mayores, que presenciaron las riñas en los bares, los insultos y la falta de respeto a los transeúntes, así como los destrozos enlos comerciosque causaba aquella ebria marinería yanqui.

Un 10 de marzo

Un convoy de unidades navales estadounidenses, encabezado por el portaaviones USSPalau, arribó al litoral habanero el 10 de marzo de 1949. Lo integraban, además, los barreminas USS Rodman, USS Hobson y el USS Jeffers, así como el remolcador USS Papago.

Al siguiente día la marinería, temprano en la mañana, embarcaba en lanchas rumbo a la ciudad para disfrutar de un pase. Ya en la noche, un grupo de uniformados de la Navy, casi ebrios como lo delataban sus comportamientos, se dirigió al Parque Central.

Yallí ocurrió lo que nadie siquiera imaginaría.

Uno de ellos comenzó a trepar por la estatua del Apóstol hasta quedar sentado a horcajadas sobre sus hombros, utilizándola como urinario público.

Abajo, otro comenzaba su ascenso por la escultura de mármol en medio de las risotadas y el aplauso del resto de los marines. La reacción de los cubanos indignados no se hizo esperar. De un cercano bar trajeron botellas y otros objetos que fueron lanzados a los profanadores de la estatua.

Casualmente, en ese momento cruzaba por el parque Fernando Chaviano, un fotógrafo ambulante que se dedicaba a retratar a los turistas de esa zona. Sin pensarlo dos veces, tomó las fotos de los marines en el momento del ultraje.

Inmediatamente la policía, que se había mantenido pasiva ante el agravio, intervino para proteger a los marines de la ira del pueblo y arremetió contra los que «alteraban» el ordenpúblico.

Pero no fue posible disolver aquella multitud, por lo que no les quedó más remedio que montarlos en un auto de la policía y llevarlos para la Tercera Estación, que estaba muy cerca.

Al día siguiente el diario Alerta publicaba las fotos en primera plana. También las reproducían las revistas Bohemia y Carteles; el periódico Hoy, y las agencias internacionales de noticias. Otros medios, sin embargo, nada publicaron.

La reacción del pueblo fue unánime al repudiar tan deleznable hecho. A las redacciones de los periódicos llegaban mensajes de veteranos de la guerra de independencia, intelectuales, obreros, estudiantes, y todo el pueblo que pedía sanción para los culpables.

La repulsa se incrementó al conocerse que los marines habían sido liberados. En efecto, a las pocas horas de ser encarcelados sepresentó en la estación de policíael agregado naval de la embajada yanqui, quien reclamó y les fueron dados todos los detenidos.

En aquel entonces la embajada de Estados Unidos radicaba en un vetusto edificio en la Plaza de Armas deLa Habana Vieja, y frente a ella se congregó una enorme multitud que lanzaba gritos de protesta, entre ellos los estudiantes y miembros de la FEU.

La misión diplomática permanecía cerrada a cal y canto, por lo que algunos manifestantes comenzaron a lanzar piedras sobre su fachada. A los pocos minutos salió el embajador al balcón al mismo tiempo que irrumpía en la Plaza de Armas un contingente del policía encabezado por el jefe de ese cuerpo.

Inmediatamente los uniformados cargaron sobre los manifestantes a palos y fustazos, rompiendo brutalmente los grupos. Recibieron contusiones en el cuerpo los estudiantes universitarios Fidel Castro, Lionel Soto, y Baudilio Castellanos (Bilito), quien protegió con su cuerpo al también estudiante y dirigente de la FEU Alfredo Guevara, convaleciente de una enfermedad; entre otros jóvenes.

Resultaba indignante que la policía, que nada había hecho para impedir el ultraje a Martí, protegiera a los marines de la ira del pueblo,y luego los entregara a sus superiores en lugar de retenerlos para juzgarlos por las leyes cubanas, tratara de sofocar la digna repulsa.

Ante esta situación el embajador yanqui se trasladó, seguidos por dirigentes de la FEU, hasta el ministerio de Estado (Relaciones Exteriores) que en aquel entonces estaba situado en una antigua residencia en la Avenida de las Misiones.

En el despacho del Canciller entregó unas declaraciones que traía escritas, lamentando públicamente lo ocurrido. La nota sería leída a la prensa, pero algunos miembros de la FEU, no se sabe cómolograron colarse en el salón de espera donde estaban los periodistas.También estaba previsto hacerlo en el Parque Central, cuando fuera a colocar una ofrenda floral.

El embajador, acompañado por funcionarios de la embajada y de la Cancillería, salió al encuentro con los periodistas y comenzó a leerles la nota de desagravio.

Aparentemente todo marchaba bien hasta que citóque, si bienalgunos «marines» habían cometido ese acto condenable, otros «marines» habían ayudado a Cuba a obtener su independencia.

Inmediatamente el estudiante Alfredo Guevara súbitamente lo interrumpió replicándole:

«Usted no tiene derecho a pronunciar esaspalabras mientras el gobierno imperialista de Estados Unidos mantenga ocupada la Base Naval de Guantánamo».

Para el gobierno la afrenta a José Martí quedaba zanjada con esas declaraciones del embajador y con lavar la estatua con agua a presión, como así sucedió.

DENUNCIA ANTE LA PRENSA

Poco después, según consta en el libro Antes del asalto al Moncada, una representación estudiantil encabezada por Fidel Castro, Baudilio Castellanos, Alfredo Guevara, Lionel Soto y otros jóvenes, formulaban las siguientes declaraciones ante un periódico de la capital:

«Ante el bochornoso vejamen que sufriera la estatua del más grande representativo de nuestra dignidad patria: José Martí, un grupo de estudiantes organizó un acto de protesta frente a la embajada de Estados Unidos, demandando que aquellos autores del suceso fueran juzgados por tribunales cubanos. Cuando estábamos frente a la embajada se aparecieron cinco perseguidoras, dirigidas por el coronel Caramés, cuyos ocupantes, con fustas y pistolas, agredieron brutalmente al público que se había congregado para escuchar nuestras palabras. Paradójicamente, policías cubanos atacaron a estudiantes y al pueblo que sólo trataban de defender la dignidad patria mancillada. ¿Por qué no desplegaron esa agresividad y celo frente a los osados marineros que ultrajaron a nuestro más grande prócer?».

Dos marines estadounidenses ultrajan la estatua de nuestro Apóstol José Martí, situada en el Parque Central de La Habana, el 11 de marzo de 1949 Foto: Fernando Chaviano
Dos marines estadounidenses ultrajan la estatua de nuestro Apóstol José Martí, situada en el Parque El marine sentado a horcajadas recibe la repulsa de la multitud que se fueron congregando en el Parque Central Foto: fernando Chaviano
La prensa de la época calificó como un «incidente» la afrenta a José Martí Foto: Bohemia
El grupo de marines retenidos en la Tercera Estación de Policía. Allí son protegidos de la multitud que pide su ejemplar castigo Foto: Bohemia
Un policía conduce a dos de los marines que han protagonizado el ultrajante hecho en el Parque Central de La Habana Foto: Bohemia
En un calabozo de la Estación de Policía son retenidos los marines, que poco después serían entregados a un oficial de la Marina estadounidense Foto: Bohemia
Elocuente imagen donde podemos observar los insolentes rostros de quienes saben que nada les sucederá porque son «marines» estadounidenses Foto: Bohemia
Los marines retenidos les fueron entregados a un oficial de la armada yanqui que acudió a la Estación de PolicíaFoto: Bohemia
Una multitud de personas manifiestan su repudio frente a la embajada de Estados Unidos en la Plaza de ArmasFoto: Bohemia
Los estudiantes muestran a la prensa la salvaje golpeadura propinada por la policía al joven Baudilio Castellanos. A la izquierda Fidel Castro Foto: Bohemia
El embajador de Estados Unidos, Robert Butler, al centro. A su derecha el canciller Carlos Hevia, y a la izquierda el dirigente de la FEU Alfredo Guevara Foto: Bohemia
Para el gobierno la afrenta a José Martí quedaba zanjada con las declaraciones del embajador yanqui y con lavar la estatua con agua a presión, como así sucedió Foto: Bohemia
La policía carga contra los manifestantes frente a la embajada de Estados Unidos. Estudiantes, trabajadores y pueblo en general son golpeados por las fuerzas represivas Foto: Arístides
La multitud congregada frente a la embajada de Estados Unidos lanzaba piedras contra el edificio y gritos de protesta, entre ellos un numeroso grupo de estudiantes universitarios Foto: Arístides
A la izquierda el canciller Hevia, al centro Robert Butler, embajador de Estados Unidos, junto a un grupo de estudiantes un universitarios que acudieron a protestar al ministerio de Estado Foto: Fernando Lezcano
El embajador de Estados Unidos R. Butler y el agregado naval de la embajada, capitán Gullen, saludando la estatua de José Martí, durante el acto de desagravio Foto: Fernando Lezcano

Crónica de un show anunciado

En una de las fotos compartidas en Twitter, se ve a los exmandatarios posando sonrientes en un cómodo butacón negro de los salones de protocolo del aeropuerto internacional José Martí. Foto: Cuenta de Twitter de Andrés Pastrana 

Como quien cumple su papel en un guion escrito en Washington, los expresidentes Andrés Pastrana, de Colombia, y Jorge (Tuto) Quiroga, de Bolivia, se prestaron ayer para una nueva provocación contra Cuba.

Ambos se embarcaron en Bogotá en un vuelo de Avianca con destino a La Habana con el propósito de recibir el premio otorgado por una organización contrarrevolucionaria a expresidentes iberoamericanos, cuyo único «mérito» consiste en atentar contra los gobiernos progresistas de la región y plegarse a los intereses de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Granma ya había denunciado en su edición de ayer que la mal llamada «Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia» y sus asesores extranjeros planeaban una nueva provocación con el objetivo de generar inestabilidad, dañar la imagen internacional del país y afectar la marcha de las relaciones diplomáticas de Cuba con otros países.

Tras aterrizar en el Aeropuerto Internacional José Martí y en ejercicio de las leyes que sustentan la soberanía de la nación, las autoridades cubanas le comunicaron a Pastrana y a Quiroga que no eran bienvenidos y que debían regresar a su puerto de origen.

Ambos conocían de antemano la posición de Cuba de no permitirles acceder a territorio nacional con sus provocativas intenciones y no parecieron muy sorprendidos por la medida, según se desprende de sus comentarios en las redes sociales sobre el incidente.

Sin embargo, los contados minutos que permanecieron en territorio internacional sirvieron para armar un revuelo internacional y lanzar denuncias contra Cuba por «agresión injustificada» y «violación de los derechos» de los exmandatarios.

Si no hubiera sido por las fotos y comentarios en tiempo real que dejaron los propios Pastrana y Quiroga en internet, cualquier incauto podría haber pensado que en verdad se encontraban detenidos o apresados.

En una de las fotos compartidas en Twitter desde uno de los salones de trámites del aeropuerto internacional José Martí, se ve a los exmandatarios
posando sonrientes en un cómodo butacón negro, a la espera de la salida de su vuelo.

¿Qué detenido sonríe a las cámaras? ¿Qué agresión se puede llevar a cabo en una sala de protocolo?

El plan era evidente. La tarea de Pastrana y Quiroga consistía en intentar ingresar al país y «poner a prueba» la determinación de las autoridades. En cualquier caso, luego se pondría en marcha la maquinaria mediática para vender el incidente ante la opinión pública como una agresión de Cuba.

Pero una vez más fracasaron en sus intentos. El año pasado armaron un plan muy parecido con el secretario general de la OEA, Luis Almagro, y tampoco lograron sus objetivos.

Qué lecciones de democracia y gobernabilidad pueden dar la OEA o los exmandatarios de la llamada Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA), compuesta por una selección de promotores del paramilitarismo, corruptos, vendepatrias, auspiciadores del terrorismo, asesinos, responsables de masacres y neoliberales que arruinaron a sus países.

Dedicado en la actualidad a promover golpes de Estado en su país, el corto mandato de Tuto Quiroga (2001-2002) vino a poner el sello de la corrupción y la venta de los recursos naturales que caracterizaron a los gobiernos derechistas en Bolivia antes de la llegada de Evo Morales.

Entretanto, la incapacidad de Pastrana de cumplir sus compromisos y lograr unificar al país en torno al proyecto de paz, fueron las principales causas del fracaso del proceso de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia en San Vicente del Caguán.

En no pocas ocasiones solicitó la ayuda de Cuba y la del Comandante en Jefe para llevar adelante los diálogos con la guerrilla. La postura de la Revolución y su liderazgo fue siempre consecuente y está reflejada en el libro de Fidel La Paz en Colombia.

No pueden ser bienvenidos políticos y personalidades que se prestan a manipulaciones contra Cuba, ni quienes le hacen el trabajo sucio a Washington en momentos en que se desempolva la Doctrina Monroe y se busca destruir el progreso alcanzado a favor de la unidad y la integración latinoamericana y caribeña.

Ningún revolucionario digno podría permitirlo.

Fracasó provocación anticubana

La provocación anticubana orquestada desde Estados Unidos, bajo la financiada sombrilla de la llamada “Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia”, fracasó estrepitosamente hoy en La Habana.

La tentativa de otorgar en suelo cubano un premio internacional hecho a la medida por la fabricada Red, dirigido a congratular a la denominada Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA), un grupo de expresidentes derechistas de Iberoamérica que se han unido para socavar cuanto proyecto progresista surja en la región, se fue a bolina ante la imposiblidad de sus enviados de entrar a Cuba.

Los expresidentes de Colombia, Andrés Pastrana, y de Bolivia, Jorge “Tuto” Quiroga, eran los enviados especiales de Washington para ejecutar el show en La Habana. Ambos fueron invitados a abandonar suelo cubano tras arribar al Aeropuerto Internacional José Martí, a sabiendas de que no eran bienvenidos en nuestro país.

Los expresidentes fueron atendidos en un salón de la zona estéril del aeropuerto y embarcados en el siguiente vuelo de Avianca, con destino Bogotá, desde donde procedían.

Las autoridades cubanas, haciendo valer las leyes que sustentan la soberanía de la nación, frustraron esta provocación, que pretendía sumarse a los intentos por generar inestabilidad, dañar la imagen internacional del país y afectar la marcha de las relaciones diplomáticas de Cuba con la región.

La “Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia”, liderada por miembros de la contrarrevolución cubana, alterna tareas entre Miami y algunas capitales europeas, sus casas matrices, en busca de fondos e instrucciones para los planes subversivos. Sus visitas a países latinoamericanos son muy selectivas y con un objetivo claro: los bolsillos de los magnates de la derecha, como devela  el periódico Granma..

En la red social Twitter, el reportero de la revista Semana Daniel Samper se mofó de la nueva bufonada del expresidente colombiano Pastrana y su acompañante: “?Entonces en Cuba no nos recibieron a Pastrana? ?Y ahora a dónde lo mandamos?”, se pregunta el columnista y youtuber colombiano.

Rosa María Payá un símbolo de anexionismo yanqui.

Por Arthur González.
Quienes desconocen la historia de Cuba y su anti imperialismo, pecan. Ese es el caso de Rosa María Paya Acevedo, joven que cambió su amor paternal por el dinero de los que quieren ver a su país sometido, especialmente los miembros de la mafia terrorista anticubana de Miami y la ultra derecha estadounidense.
Su padre ingeniero electro mecánico, siempre trabajó para el gobierno revolucionario, a pesar de ser cabeza del Movimiento Cristiano de Liberación, grupúsculo contrarrevolucionario al servicio de Estados Unidos, quien murió en un accidente de tránsito cuando viajaba junto al español Ángel Carromero, líder de la juventud del Partido Popular y el sueco Jens Aron Modig, miembro del Partido Socialcristiano sueco.
El auto fue rentado por Carromero, amante de conducir a exceso de velocidad, y por eso se salió de la carretera cuando se dirigía a la ciudad de Bayamo, provincia oriental Granma, estrellándose contra un árbol, muriendo Payá y el también “disidente” Harold Cepero.
El motivo del viaje era repartir 4 mil 500 dólares enviados por Esperanza Aguirre del PP, destinados a crear grupos políticos juveniles en Cuba.
Posteriormente, Rosa María contactó con diplomáticos estadounidenses en La Habana y aceptó fabricar una versión falsa de la muerte del padre acusando a la Revolución, a cambio de ser beneficiada con un visado de refugiados políticos para ella, su madre y dos hermanos.
Al llegar a Miami fue llevada de inmediato ante Ileana Ros-Lehtinen, Mario Díaz-Balart y el senador Marco Rubio, encargados de tejer la versión deseada de los hechos y fabricarle una imagen internacional, con el propósito de convertirla en una “líder juvenil” contra la Revolución.
Fue así como pudo visitar varios países latinoamericanos y ser recibida por presidentes y altos funcionarios gubernamentales, además de asistir al Parlamento europeo y ser atendida por representantes de partidos de derecha, como parte del diseño construido por Estados Unidos.
Para darle cierta relevancia que justificara sus viajes, le crearon el cargo de presidenta de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, permitiéndole recorrer parte de Europa y América Latina, cumpliendo el plan de trabajo trazado por especialistas yanquis en guerra psicológica y subversión.
Pero en la era de Internet es imposible ocultad la verdad y confundir a millones de personas que ven a diario sus estrechos vínculos con personajes de la mafia terrorista anticubana y políticos ultraderechistas, que responden a las órdenes del Departamento de Estado y la CIA.
Entre ellos está Luis Almagro, secretario general de la desprestigiada OEA, José María Aznar, ex presidente español al servicio de Estados Unidos y de Miami, Felipe González, viejo agente de la CIA denunciado por Alfredo Grimaldos, en su libro “La CIA en España”; la ex presidenta de Panamá Mireya Moscoso, quien liberó al asesino terrorista Luis Posada Carriles, autor de la voladora de un avión civil cubano donde murieron 73 personas, autor de actos terroristas en hoteles cubanos y miembro del equipo que planeaba asesinar a Fidel Castro durante un acto en la universidad de Panamá, y otros personajes con similares currículos.
Si esa es la persona que pretende que los jóvenes cubanos y el pueblo en general, la apoye para desmontar el socialismo, de antemano tiene garantizado el repudio total, porque la sangre inocente derramada no se le olvida a ninguno de los millones de cubanos dignos.
Para manchar aún más la imagen de Rosa María, le han orientado entregar un inventado premio con el nombre de Payá Sardiñas, a casi treinta exjefes de Estado y de Gobierno, bajo el pretexto de la falsa defensa de la democracia en la región.
Con solo leer sus nombres ya tienen asegurado el rechazo de millones de personas, pues todos poseen una larga historia cargada de acciones repudiables. Entre esos “galardonados” figuran:
Los expresidentes de Panamá Nicolás Ardito Barletta y Mireya Moscoso; José María Aznar y Felipe González, de España; Belisario Betancur, Andrés Pastrana, César Gaviria y Álvaro Uribe de Colombia; los mexicanos Felipe Calderón y Vicente Fox;
Miguel Ángel Rodríguez, Rafael Ángel Calderón y Laura Chinchilla de Costa Rica; del Salvador Alfredo Cristiani; el argentino Fernando de la Rúa; Osvaldo Hurtado de Ecuador; Luis Alberto Lacalle y Julio María Sanguinetti de Uruguay y de Bolivia Jorge Quiroga.
Como muestra de que son los yanquis quienes están tras la medida subversiva contra la Revolución cubana, aparecen como la cara visible de la idea, el dueño del reaccionario Diario Las Américas y el también venezolano Nelson Mezerhane.
Para los entendidos en la sucia política yanqui y conocedores de sus lacayos, no hay necesidad de más explicaciones, pues una joven cubana sin aval de ningún tipo, no es aceptada en esos ambientes, a no ser por indicaciones del Departamento de Estado, quien dirige el ministerio de colonias que conforman los funcionarios antes mencionados.
Estados Unidos nunca ha logrado obtener resultados en sus planes contra Cuba, precisamente porque no tiene personas con prestigio ni reconocimiento social, pero no hacen caso a sus propios diplomáticos en La Habana, cuando remiten a Washington informes secretos, donde afirman:
“Vemos poca evidencia de que las organizaciones disidentes tengan impacto en los cubanos de a pie. Las encuestas informales que hacemos entre solicitantes de visas y refugiados, muestran que las personalidades disidentes o sus agendas son prácticamente desconocidas”.
Los yanquis no cesan de errar con el pueblo cubano, pues no obstante padecer una guerra económica, unida a la mediática, mantiene la unidad a sus ideas y a su independencia, porque como dijera José Martí:
“El pueblo está hecho de hombres que resisten y hombres que empujan”.

Almagro conquista a Rosa María Payá y le compra una millonaria mansión en Miami

Ya estaban mis manitas muy ansiosas por soltar la bombaza que me llegó hace unas horas… y que tiene que ver nada más y nada menos con la chica  mediática del momento: Rosita Payá, la nena linda de Almagro.

Más que confirmado queri-dos: Almagro, el chico melenudo que hace como que dirige la OEA, está como dicen los cubanos, muerto y enterrado cayéndole atrás a la Rosita. Crucesssss!!!!!!!!!!

Mis fuentes -muy cercanas a esos eventos en los cuales ambos coinciden-, me han asegurado que el viejito verde no solo ha decidido apoyar su proyectito hasta el final, sino que babea cada vez que la tiene cerca porque sabe que la chica es un buen partido para sus malosas intenciones de la tercera edad. Ayyyy…. No me lo creo!!!!!

Pues como hay intereses de por medio, y el abuelito está desesperadito por dos o tres besitos, no dudó un segundo y le compró el 16 de noviembre del año pasado una millonaria casa con dirección en 1810 SW 87th Ave, Miami, Florida, y valorada en $357,000, o sea, más de un cuarto de millón de dólares. Crucessss…….. Qué escándalo, dinero patriótico de los contribuyentes!!!! La nena vivirá llena de lujos el resto de su vida solo por haber impactado así de esa manera el corazoncito de Almagro.Publicado por 

El mercenario cubano Oscar Elías Biscet le robó 1000 dólares a los mafiosos y terroristas de Miami

 

Los chismes de la Hight Society Opositora suelen ser cada día más escandalosos e interesantes. Y yo sigo siendo dichoso al publicar cada detalle de todos esos chicos malosos.

Lo último mis queri-dos lectores, el loquito de la Hight Society, Oscar Elías Biscet, el que aseguró haber sido víctimas de un ataque sónico, y horas después, chicos en Miami confirmaban que solo se trataba de los fuertes gritos de su mujercita Elsa Morejón, ha robado nuevamente. Ayyyyy…. No se asombren mis queridísimos… Es una práctica casi obligatoria en la Hight Society!!!!

Resulta que al loquito de Biscet le envían dinerito del Diario Las Américas, pero también dos chicos que se hacen llamar Alfredo Cepero y Roberto Azcuy. Crucesss queri-dos, lamento informarles que han sido engañados una vez más!!!!

El mercenario cubano Oscar Elías Biscet le robó 1000 dólares a los mafiosos y terroristas de Miamujos a su modesta y sencillita casa de tres pisos. Y eso, mis queri-dos, lo confirman las imágenes que les traigo. El chico siguió el más fiel ejemplo de mi Bertuchi y ya se considera un experto si de robar se trata.

Publicado por Teo Pererira

La imagen puede contener: 1 persona, sentado
La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, de pie
La imagen puede contener: planta, cielo y exterior
La imagen puede contener: casa, cielo, árbol y exterior

Presentan “La Guerra que se nos hace” en Feria Internacional del Libro

2018-02-06 19:16:41 / web@radiorebelde.icrt.cu / Carlos Serpa Maceira

Presentan “La Guerra que se nos hace” Feria Internacional del Libro

En momentos en que el gobierno de los Estados Unidos anuncio la creación de una fuerza de tarea en internet para la subversión en Cuba, se presentó este martes en la XVII Feria Internacional del Libro La Habana 2018 el libro La guerra que se nos hace, del profesor Raúl Antonio Capote Fernández, ex agente Daniel para la Seguridad Cubana.

En la sala José Antonio Portuondo, de la fortaleza San Carlos de la Cabaña, el periodista Enrique Ubieta realizó la presentación del volumen. La idea central de La guerra que se nos hace llega a todos como una alerta desde una perspectiva única y singular dada la experiencia vivida por su autor.

Presentan “La Guerra que se nos hace” Feria Internacional del Libro

Raúl Antonio Capote Fernández, ante el público que acudió a la presentación del libro manifestó que la guerra cultural es una alerta e incluye el destino individual de muchos y de la patria cubana misma.

“Es un libro que cualquiera puede leer, pero está pensado principalmente para los jóvenes cubanos, blanco por excelencia de los intentos anticubanos de la guerra cultural.”

Presentan “La Guerra que se nos hace” Feria Internacional del Libro

La Guerra que se nos hace es un libro para proveer a la juventud y a la sociedad cubana en general de herramientas que le permitan comprender los fenómenos de la guerra mediática y la guerra cultural de la cual es víctima Cuba.

ZunZuneo aleteo de subversión enfocado a la juventud cubana

Por Redacción Razones de Cuba

Razones de Cuba les propone el siguiente artículo por Dai Liem Lafá , publicado en junio del 2014, muestra del dominio imperial del ciberespacio por el gobierno de Estados Unidos, así como de las acciones subversivas contra el orden interno en Cuba, problemática que sigue siendo una realidad de nuestros tiempos.

Alas de pura subversión desplegó ZunZuneo, una operación secreta contra Cuba -financiada y dirigida por la Agencia de Estados Unidos para la Ayuda al Desarrollo (USAID)-, destinada a socavar al gobierno a través del ciberespacio, y enfocada a la juventud por su preferencia, interés y acceso a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

Aunque desde que se reveló al público y se anunció su inoperancia ha sido repudiada en todo el mundo por su trasfondo oscuro e injerencista, ello no significa el fin de las conspiraciones orquestadas por el imperio para acabar con la Revolución.

Esta práctica no se va a detener y los pronósticos no apuntan a que se reduzca, aseveró a la Agencia de Información Nacional (AIN) la doctora Leyda Carrillo, especialista del Centro de Investigaciones de Política Internacional.

El propósito es erosionar la tranquilidad ciudadana, expandir la ideología dominante en esa nación y subvertir el avance de la Revolución cubana.

La subversión se especializa en el decursar del pensamiento y en cómo modificarlo a favor de los intereses y dogmas de los países dominantes, de ahí que busquen los espacios ocupados por los jóvenes, generalmente protagonistas en los movimientos insurgentes y de rebeldía. Ellos son el foco en las naciones donde el imperio quiere concretar un cambio de sistema político, precisó Carrillo.

La práctica de los polos de poder -integrados por Estados Unidos, Israel, la Unión Europea y la Organización del Tratado del Atlántico Norte-, apunta a considerar a la ciberguerra como el peligro mayor de la actualidad, agregó.

Dentro del enfoque de la seguridad nacional de estas potencias existe una direccionalidad para que lo acontecido en el mundo sea previsto, programado y desarrollado en aras de evitar el terrorismo en sus respectivos territorios.

Pero también con vistas a movilizar, según sus intereses, a la comunidad de países emergentes o subdesarrollados – la mayoría- considerados enemigos. Por lo tanto estamos en el bando contrario.

La esencia es controlar lo que sucede mundialmente en el ciberespacio, incluidos la telefonía móvil, la radiofonía y las telecomunicaciones, insistió la entrevistada, quien a su vez pertenece a la Sociedad de Derecho Internacional de la Unión Nacional de Juristas de Cuba.

El ciberterrorismo ha promovido muchos alzamientos, y actualmente se aplica en Ucrania, en tanto se repite en Venezuela y en otros países de Latinoamérica como una práctica extremadamente peligrosa, advirtió Carrillo.

Forma parte de los golpes de Estado, llamados hoy “golpes suaves, golpes blandos o guerras de cuarta generación”, con los cuales el principal beneficiado resulta el Consorcio Militar Industrial.

Estados Unidos ha aplicado contra la Isla todas las formas de subversión, desde el terrorismo de Estado a ultranza hasta la violación de los derechos humanos y del Derecho Internacional Humanitario, concluyó la especialista.

Hoy se sabe que el imperio dirige las mayores atenciones y recursos hacia los jóvenes, más familiarizados con las nuevas tecnologías, la Internet y las redes sociales.

ZunZuneo, bajo la apariencia de una red social inocente, que proveía “información y mensajería gratuita” mediante la telefonía móvil a los cubanos, encubrió una operación secreta de desestabilización dirigida a provocar cambios en el ordenamiento político en el país.

Datos publicados tras el escándalo mediático suscitado por esta red subversiva revelan que se presentó por primera vez a los cubanos en febrero de 2010, y entonces comenzó la campaña de mercadotecnia.

En seis meses consiguió 25 mil suscriptores y crecía rápidamente, al punto que sobrepasó la atención que el equipo de USAID podía controlar.

Les pagaban para su funcionamiento a jóvenes expertos en las nuevas tecnologías, porque claro, quien mejor que un coetáneo para conocer y manipular el pensamiento de otro.

En marzo de 2011, ZunZuneo ya tenía casi 40 mil suscriptores y decidió trabajar con un tope de 50 mil para mantener un perfil bajo, abandonando así sus objetivos previos de llegar a 200 mil usuarios. Entonces decidieron limitar los mensajes al uno por ciento del tráfico total en Cuba, en aras de que las autoridades nacionales no los detectaran.

A mediados de 2012, los de la Isla comenzaron a quejarse de que el servicio sólo funcionaba esporádicamente, y después no. Simplemente ¿se evaporó?.

Pero ojo, porque en diciembre de 2009 fue apresado en La Habana al contratista norteamericano Alan Gross, uno de los expertos líderes del montaje de ZunZuneo en Cuba, a cuyo territorio ya había ingresado fuera de las leyes un grupo de equipos de alta tecnología.

Todo tiene que ver con la progresiva desaparición de una red que pretendía complementar un “golpe blando” y aniquilador de la Revolución. Y ya sabemos que hace falta mucho más que eso para tan siquiera soñar con derribarla.

Una vez expuesta la trampa se dispararon las alertas en aras de que nadie se llame a engaño, porque el enemigo sofistica sus mañas al apostar por la red de redes para cambiar el rumbo revolucionario de la sociedad antillana.

Esta vez, con vistas a engañar y manipular el pensamiento de las nuevas generaciones con el también llamado Twitter cubano, quiso imitar el aleteo –fallido- de un cándido Zunzún.

Más el ambicioso imperio nunca renunciará a su esencia de camaleón, y adaptará sus hegemónicos colores a cualquier oportunidad o circunstancia que les permita apoderarse de Cuba.

Pero ya lo dijo el Titán de Bronce, Antonio Maceo, en alusión a quienes intento hacerlo: “perecerán en la contienda”.

José Díaz Silva golpea violentamente a una dama de blanco!!

Los chismes en la Hight Society Opositora no dejan de caer en el tintero. El más reciente ha sido contado y atestiguado por varios vecinos y chicos cercanos al monito José Díaz Silva y su mujercita. Les cuento de qué se trata mis queridísimos.

Resulta que a Lourdes Esquivel, la mujercita del monito, la han visto los últimos meses mucho más flacucha y demacrada de lo que normalmente es la chica, y todos, -vecinos y amigos- responsabilizan a su maridito de tanto maltrato. Me cuentan que se trata de imparables ofensas y humillaciones de José Silva, quien la ha llegado a acusar de “agente de la seguridad cubana” por tanto daño que le provoca. Crucessss….

Palabras obscenas, golpes en el rostro, vejaciones a su lastimada autoestima, amenazas de sacarle los dientes, son algunos de los horrores que comete Silva contra su esposa, a lo que algunos vecinos han revelado que están muy cansados de tanta violencia contra esa pobre mujer y que les da pena que todo ese escándalo se escuche a viva voz en todo el barrio.

Pero lo más contradictorio de esta lamentable situación no es el golpe queri-dos, lo irónico es que Lourdita no ha recibido un ápice de ayuda de su mejor amiga Bertuchi Soler, tan solo por pertenecer a su maltrecho grupito de quinta, que según ella, se ha movilizado en ocasiones para defender a las mujeres víctimas de violencia en este país. Pero bien, era de esperar que la única neurona de Berti no pueda funcionar en casos como estos. Así es la Hight Society Opositora.

Solo me resta decir:

Pu-blí-ca-te!!

Diálogo con un agente sin secretos

 por Alina Martínez
Foto: Joaquín Hernández Mena.Siente que nació patriota, porque vio la luz un 10 de Octubre y lo bautizaron como Carlos Manuel, el Padre de la Patria. Tal vez por ese sentimiento no dudó un día en cumplir una misión que lo apartaría durante largo tiempo de sus amigos, de la familia y lo enfrentaría a muchos otros cubanos patriotas como él: la de simular que formaba parte de los grupúsculos contrarrevolucionarios que actúan en Cuba orientados y pagados por Estados Unidos.

Infiltrarse entre ellos fue, durante diez largos años, el papel que le encomendaron como agente de la Seguridad del Estado.

Recibimos en Trabajadores al que todos llamamos por su apellido, Serpa, ya en su condición de agente sin secretos, un hombre sencillo, con tremendos deseos de sumergirse en su pueblo para desenvolverse como un cubano común.

Hiperactivo, simpático, pequeño de estatura pero agigantado por la inmensa y riesgosa tarea que le fue asignada, se ganó al auditorio con su locuacidad y simpatía.

Narró sus experiencias dentro de los círculos anticubanos en que le tocó desenvolverse con la naturalidad y sencillez de quien siempre actuó convencido de que estaba cumpliendo su deber. Habló de cómo se fabrica un disidente, puso ejemplos de la manera en que se inventa una de las tantas noticias que nutren a la propaganda anticubana.

Desenmascaró la verdadera esencia de las innumerables organizaciones contrarrevolucionarias que muchas veces solo existen en papeles o de nombre y “suenan” solo en el extranjero porque ni se conocen, ni desempeñan ningún rol en el plano interno, ni cuentan con seguidores.

Refirió las veces en que, sin comprometer su condición de agente, encontró una salida digna a situaciones difíciles en que el enemigo cuestionó a la Revolución, o a sus dirigentes, en su presencia.

Subrayó el carácter mercenario de los llamados opositores, demostró la ausencia de convicciones de quienes solo actúan estimulados por la paga de la potencia que, históricamente, ha intentado doblegarnos y la promesa de recibir a cambio de sus “acciones” la visa para radicar en Estados Unidos.

Recordó sonriente aquel regaño que recibió porque al reportar una manifestación anticubana como periodista “independiente” puso en alto el celular por donde trasmitía para que supuestamente se oyeran las consignas de los enemigos, cuando lo que en realidad buscaba era difundir por el programa que recibía en vivo su señal los gritos del pueblo enardecido repitiendo una y otra vez “¡Esta calle es de Fidel!”.

No pocas veces tuvo que escapar a la justa ira de sus compatriotas que, al verlo por las calles reportando las raquíticas demostraciones de los grupúsculos contrarrevolucionarios, lo acusaban de mentir al mundo sobre lo que realmente pasaba en esta tierra.

Serpa no pudo dejar de mencionar el dolor por el distanciamiento de su madre durante una década, la pérdida de su pareja y el alejamiento de su hija, pero tanto sacrificio tuvo compensaciones.

Una de ellas la recibió, aún infiltrado, cuando vio a su niña escribir con tiza sobre el pavimento un letrero que decía Libertad para los Cinco. Ese día, en medio de las críticas de quienes lo tenían como uno de los suyos, sintió en silencio un inmenso orgullo por el gesto espontáneo de su pequeña.

Después de recuperar su identidad, tuvo la inmensa recompensa del amoroso abrazo en que lo envolvió su madre cuando supo que no era un traidor sino un servidor anónimo de su pueblo. Y en su Cárdenas natal, ante la tumba del tío que lo crió, combatiente de la clandestinidad y de Playa Girón, del que tomó su nombre de Emilio para desempeñarse como agente, le hizo el tributo de su misión cumplida.

Las historias fueron muchas y las emociones compartidas, como la que experimentó cuando conoció, al visitar la finca Demajagua donde se iniciaron nuestras gestas emancipadoras, que el primer negro que aquel 10 de octubre de 1868 rompió las cadenas de la esclavitud y se alzó con Carlos Manuel de Céspedes al grito de ¡Libertad o Muerte!, se llamó también Emilio.

Serpa se despidió diciéndonos que haber sido agente de la Seguridad del Estado representó para él su Moncada, su Granma, su Sierra Maestra, su clandestinidad, su Playa Girón, su Crisis de Octubre… momentos clave de la Revolución que se produjeron antes de él nacer, pero a los que les dio continuidad durante los años en que arriesgó su vida de forma anónima para desarticular los planes del enemigo contra la Revolución Cubana.

Es una obra inacabada, pues sigue combatiendo hoy desde las filas del periodismo radial y en la red de redes que asume como un importante campo de batalla.