La CIA consideró terrorismo los planes de Posada Carriles contra Cuba

Escrito por PL

Archivos revelados recientemente en este país acerca de la investigación sobre el asesinato del expresidente John F. Kennedy contienen el expediente secreto del terrorista de origen cubano.

La Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos consideró terrorismo los planes del criminal confeso Luis Posada Carriles y tuvo evidencias de su participación en el atendado contra un avión cubano, según difundió hoy la prensa norteamericana.

Archivos revelados recientemente en este país acerca de la investigación sobre el asesinato del expresidente John F. Kennedy contienen el expediente secreto del terrorista de origen cubano, informante de la CIA, pero considerado tan peligroso que la propia agencia lo tenía vigilado.

Cuando en 1976 explotó en Barbados un avión de Cubana de Aviación con 73 personas a bordo, a raíz de un atentado del cual Posada es considerado el autor intelectual, la CIA estuvo muy preocupada de que su relación con él se hiciera pública.

De acuerdo con el diario El Nuevo Herald, que examinó los archivos revelados, un resumen de la CIA de julio de 1977 dio cuenta de una reunión en República Dominicana entre Posada, Orlando Bosch y otros individuos con el mayor del ejército estadounidense de origen cubano Juan Armand Montes.

El documento describe a Bosch como ‘el líder terrorista de los exiliados cubanos’ y cita a un coronel dominicano según el cual el objetivo del encuentro era discutir ‘varios planes terroristas’, entre ellos ‘colocar bombas en aviones cubanos y en misiones diplomáticas cubanas’.

También incluían sabotear naves cubanas y soviéticas, secuestrar al embajador cubano ante las Naciones Unidas y matar al funcionario de la isla Carlos Rafael Rodríguez en Lisboa, Portugal.

La agencia norteamericana estuvo al tanto, asimismo, de los envíos de armas a insurgentes guyaneses en 1969, de la participación de Posada en un intento de derrocar al gobierno de Guatemala y de su rol en varios complots para asesinar al líder histórico de la Revolución en el país caribeño, Fidel Castro.

Posada, quien permanece libre en Miami pese a las continuas denuncias de Cuba por sus actividades terroristas y los pedidos de extradición de Venezuela, fue detenido junto a Bosch en Venezuela por ser identificados como los principales organizadores del atentado contra el avión de Cubana.

A los venezolanos Hernán Ricardo Lozano y Freddy Lugo, reclutados como autores materiales del crimen, los apresaron a su vez en Trinidad y Tobago como los principales sospechosos.

‘Por el momento, la estación no tiene pruebas contundentes que vinculen directamente [a los agentes] W-3, W-1 o Ricardo Morales Navarrete al atentado del 6 de octubre de 1976… De los tres, W-3 [Posada] parece haber sido el más implicado por su posible asistencia a Hernán Ricardo Lozano y/o Freddy Lugo’, indicó un memorando de octubre de 1976.

Según el texto del Herald, la CIA estaba al tanto de pruebas que incriminaban a Posada, aunque consideró que eran ‘circunstanciales’.

Otro cable secreto señaló que las autoridades venezolanas tenían ‘evidencia que implica al sujeto 201-300985 [número de identificación de la CIA de Posada] en la voladura del avión de Cubana’.

Unos días después del atentado, la CIA también obtuvo información sobre comentarios que habría hecho Posada en una cena: ‘vamos a atacar a un avión cubano’ y ‘Orlando tiene los detalles’.

A partir de la información entregada por la agencia, el Departamento de Estado concluyó que Posada parecía ser ‘la persona que planeó el sabotaje’ del avión, un hecho por el cual las autoridades estadounidenses nunca lo acusaron

La mafia anticubana de Miami redactó las medidas de Trump contra Cuba

df6a30f702d2a2893b53a49ba893ab3f_LUn grupo de senadores y legisladores de la Florida se declaró decepcionado por la mano blanda mostrada por los burócratas de Washington al implementar las nuevas medidas de la administración Trump contra Cuba.

Según señala hoy en su versión digital el diario oficialista de la mafia anticubana de Miami, El Nuevo Herald, un grupo de senadores y legisladores de la Florida se declaró decepcionado por la mano blanda mostrada por los burócratas de Washington al implementar las nuevas medidas de la administración Trump contra Cuba.

Según deja saber El Nuevo Herald, las respuestas críticas del senador Marco Rubio y el legislador Mario Díaz Balart a la implementación de las medidas, que serán ejecutadas a partir de hoy, fueron particulamente impactantes porque ambos legisladores «ayudaron a redactar en junio la directiva de Trump en la Oficina Oval».

Según hizo saber Marco Rubio, a quien todos señalan como el principal diseñador de la política de Trump hacia Cuba, en un comunicado: «Desafortunadamente, los burócratas del Departamento de Estado que se oponen a la política del Presidente hacia Cuba se negaron a implementarlo íntegramente cuando omitieron de la lista de entidades y subentidades cubanas restringidas que están controladas o actúan en nombre de las Fuerzas Armadas, los servicios de Inteligencia o la Seguridad del Estado de Cuba».

Por su parte, Díaz Balart apuntó al respecto estar «decepcionado de que las regulaciones no implementen completamente lo que ordenó el Presidente. Está claro que burócratas que apoyan la política hacia Cuba del gobierno anterior siguen socavando al presidente Trump».

De acuerdo con el criterio de estos anexionistas de origen cubano, que desde escaños en el Congreso de Estados Unidos y bajó la égida de la bandera de ese país, se autodenominan defensores de las libertades y de los derechos humanos del pueblo cubano, las medidas implementadas resultan demasiado blandas en relación con el espíritu de la letra de las redactadas por ellos en la oficina presidencial.

Los representantes de la mafia anticubana están inconformes porque las medidas no impiden el comercio con más compañías turísticas cubanas, y, como destacó Ileana Ros Lehtinen, por hacer excepciones con el sector privado cubano que, según ella, está también controlado por el Estado.

CubaSí

A 17 años del intento de magnicidio contra Fidel en Panamá: La tragedia que no ocurrió

El Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz denuncia, ante la opinión pública, el intento de atentado planificado por Luis Posada Carriles y sus secuaces en el Paraninfo de la Universidad de Panamá. Foto: Periódico Granma
El Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz denuncia, ante la opinión pública, el intento de atentado planificado por Luis Posada Carriles y sus secuaces en el Paraninfo de la Universidad de Panamá. Foto: Periódico Granma

Panamá.— Al subir las escaleras que dan acceso a la parte frontal del Paraninfo de la principal universidad de esta ciudad siento un sobrecogimiento en el pecho, quizás por su singular simbolismo histórico. En este sitio, agentes contrarrevolucionarios encabezados por el asesino confeso Luis Posada Carriles, pretendieron realizar un magnicidio contra el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz el 18 de noviembre del año 2000.
Antes de entrar al auditorio, camino hacia la derecha y observo las múltiples edificaciones colindantes, y al frente, más alejado, el complejo hospitalario Doctor Arnulfo Arias Madrid.
Un profesor universitario, a quien le comento, afirma con seguridad: “Según la cantidad de explosivos que colocarían aquí, todo volaría en pedazos, incluyendo a las miles de personas reunidas para participar en el acto de solidaridad con Cuba”. Sencillamente horroroso.
Pero el Comandante en Jefe, recién llegado a territorio panameño, denunció ante el mundo que Franco Rodríguez Mena, quien se hospedaba en la habitación 310 del hotel Coral Suites, de Ciudad Panamá, era nada más y nada menos que el terrorista de origen cubano Posada Carriles, quien había planeado asesinarlo durante la X Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno.
El homicida lo había preparado todo con la sangre fría que lo caracteriza, la misma de cuando planeó el derribo de un avión de Cubana en pleno vuelo, en octubre de 1976, y que provocó la muerte de 73 personas; y organizó una serie de atentados con bombas en hoteles de La Habana a finales de los años 90 del siglo pasado, y uno de estos provocó la muerte del joven turista italiano Fabio Di Celmo.
La macabra idea era hacer volar el Paraninfo de la Universidad de Panamá, donde estarían presentes Fidel, más de mil espectadores y varios jefes de Estado. Para el asesinato masivo, Posada con taba con el apoyo de un grupo de colaboradores dentro del país y la asesoría de un equipo de terroristas de su misma estirpe, formado por Gaspar Jiménez  Escobedo, Pedro Crispín Remón y Guillermo Novo Sampol.
Materiales publicados en la prensa al respecto reseñan que la rápida actuación de las autoridades cubanas evitó el crimen. Sobre las 4:00 p.m., mientras el líder de la Revolución visitaba la Iglesia de San Pablo Apóstol, donde descansan los restos del general Omar Torrijos Herrera, un asistente le alcanzó una pequeña nota: “Ya cogieron a Posada”.
Aspiraciones esfumadas
Las altas probabilidades de que el líder cubano asistiera a la Cumbre en Panamá constituían una excelente oportunidad para la contrarrevolución, en abierta crisis desde la muerte de Jorge Mas Canosa, fundador de la Fundación Nacional Cubano Americana radicada en Miami.
En aquel entonces, el territorio panameño ofrecía condiciones propicias para el atentado: fronteras vulnerables, deficientes esquemas de seguridad interna y la penetración de los servicios de inteligencia norteamericanos en áreas estratégicas.

El sindicalista panameño Genaro López Rodríguez, quien ese día estaba sentado cerca de Fidel. Foto: Suntracs Panamá
El sindicalista panameño Genaro López Rodríguez, quien ese día estaba sentado cerca de Fidel. Foto: Suntracs Panamá

Durante los meses previos a la Cumbre, los contrarrevolucionarios visitaron Panamá para estudiar el terreno y organizar el apoyo interno. Está comprobado que entre agosto y septiembre del 2000 Posada Carriles y Gaspar Jiménez ingresaron a este país con los mismos pasaportes que usaron en noviembre. Pero las terribles aspiraciones se esfumaron.
La parte cubana entregó a la panameña un listado de los terroristas, sus alias y los tipos de pasaporte que podían utilizar para entrar a la nación istmeña. Aparecían en este los personajes que participaron en la planificación del atentado.
¿Juicio?
Con los cuatros asesinos detenidos, la investigación de las autoridades de Panamá corroboró la denuncia formulada por Cuba y encontró pruebas del atentado que se proponían llevar a cabo, con nueve kilos de C-4 y diagramas sobre el lugar donde pensaban detonar el artefacto explosivo.Paraninfo de la
Aunque hubo abundante evidencia, transcurrieron tres años para que los terroristas ocuparan el banquillo de los acusados. A mediados del 2003 se inició ¡por fin! el juicio. El Gobierno panameño, encabezado por la entonces presidenta Mireya Moscoso Rodríguez, pretendió convertir el proceso en una farsa que condenara simbólicamente a los terroristas y, que al mismo tiempo, los dejara en libertad.
Se les imputaban tres cargos, los cuales suponían una pena de entre 11 y 15 años de cárcel, cuando la máxima sentencia establecida por las leyes de ese país para el hecho planificado es de 20 años de prisión. El juez actuante fue cambiado en un momento por otro de plena confianza de la presidencia de la República, quien unió todos los cargos en uno y redujo la pena a siete años de prisión, y un año extra para Carriles y Gaspar Jiménez por falsificación de documentos.
La mafia anticubana de Miami no quedó conforme con la reducción de las sentencias, y presionó a Moscoso para que cumpliera el acuerdo inicial de liberar a Posada y su grupo. Pero la Presidenta enfrentaba en ese instante un serio problema: su mandato estaba cerca de finalizar y los terroristas cumplían condenas de siete y ocho años.
No obstante, el 26 de agosto del 2004, en un acto de indignidad que mereció el repudio internacional, Moscoso firmó el indulto y puso en libertad a los cuatro terroristas.
Muy cerca de Fidel
Genaro López Rodríguez, secretario general de la Confederación Nacional de Unidad Sindical Independiente, de Panamá, y quien fuera candidato a la presidencia en las más recientes elecciones, fue uno de los que acudió al Paraninfo el 16 de noviembre del 2000 y estuvo sentado muy cerca de Fidel.
“Fuimos a darle la bienvenida a Fidel en el aeropuerto de Tocumen. Después estuvimos en el Paraninfo. Las personas no cabían adentro. Tuvieron que poner pantallas gigantes en la zona exterior. Me senté próximo al estrado con la intención de poder saludar al Comandante, pero no se me presentó la oportunidad. Todos escuchamos atentamente su intervención. Si llegan a hacer el atentado como lo tenían planeado, ninguno de los que estuvimos allí viviríamos hoy”, afirma en declaraciones a Trabajadores.

Estados Unidos acepta que los cubanos de Miami son terroristas

Por Arthur González

La verdad se abre camino y pasado más de medio siglo, el gobierno de Estados Unidos no ha tenido otra alternativa que decidirse a desclasificar miles de documentos en los que se demuestra que los llamados “luchadores por la libertad” e integrantes del denominado “exilio cubano”, son realmente comunes asesinos terroristas al servicio de la CIA  y directa participacion en el asesinato de JFK.

El actual presidente Donald Trump, se reunió en Miami con parte de esos asesinos, a los que, para complacerlos, les prometió endurecer la guerra económica contra Cuba.

Ante la posible desclasificación de cientos de miles de páginas celosamente guardadas en los archivos de la CIA y del FBI, el mundo podrá comprobar que las denuncias de Cuba durante casi 60 años son ciertas y que la mafia anticubana está integrada por asesinos y terroristas, que de políticos no tienen ni la ropa que llevan puesta.

Funcionarios gubernamentales yanquis admiten hoy que muchos de los participantes en el magnicidio del Presidente John F. Kennedy, son cubanos radicados en Miami bajo el estatus migratorio de refugiados, otorgados bajo las administraciones de Dwight Eisenhower y paradójicamente por el propio Kennedy.

Muchos de esos delincuentes comunes nunca fueron entregados Cuba, a pesar de las reclamaciones legales del gobierno cubano, debido a los delitos que habían cometido en la isla antes de 1958.

Esos asesinos estuvieron bajo las órdenes de la CIA en sus planes para aplastar los movimientos revolucionarios en América Latina y África, pero nunca se les sancionó, como son los casos de Orlando Bosch, Félix Rodríguez y Luis Posada Carriles, quienes recibieron además el apoyo de congresistas de origen cubano como Ileana Ros-Lehtinen y Lincoln Díaz-Balart.

Debido a su participación en acciones terroristas y asesinatos de líderes revolucionarios, la CIA aún se opone a que se desclasifiquen importantes documentos, ya que prueban la responsabilidad de esa Agencia en el asesinato del presidente J.F. Kennedy y de su hermano Robert, y provocaría que la opinión pública los acusara de tales actos, bajo el supuesto nombre de “la libertad”.

Cuando la Revolución cubana califica a los cubanos acogidos en Miami de terroristas, la prensa oficialista yanqui cumpliendo órdenes de la CIA, los llama “patriotas que luchan por liberar a su pueblo”.

Esos supuestos “patriotas” fueron parte de la brigada mercenaria, organizada y financiada por la CIA, para invadir a Cuba en 1961 y en otras misiones de bombardeo y ametrallamiento a objetivos económicos y civiles cubanos, donde perdieron la vida personas inocentes.

Organizaciones contrarrevolucionarias como Comandos L, Alfa 66, Omega 7 y otras similares, cometieron miles de actos terroristas contra embajadas cubanas y oficinas cubanas en el exterior, pueblos pesqueros, buques mercantes y de pesca, instalaciones turísticas y centros de producción y servicios, con el fin de causar la muerte y el terror en el pueblo.

Tampoco faltaron la introducción de virus y gérmenes patógenos que produjeron múltiples enfermedades en la población, la flora y la fauna de la isla, como fue el Dengue Hemorrágico que solo en 1981 infestó a 344 mil 203 personas, de las que murieron 158, de ellos 101 eran niños.

Ahora la prensa oficialista de Estados Unidos no tendrá otra alternativa que publicar alguno de esos documentos, donde se prueba la participación de los “refugiados cubanos”, los que han sido protegidos por las autoridades estadounidenses desde 1959, a pesar de la supuesta lucha mundial que dicen librar contra el terrorismo, cuando son ellos los creadores del terror a escala planetaria.

Nombres como los de Manuel Artime, integrante de la brigada mercenaria que invadió Cuba por Bahía de Cochinos, Virgilio González, Eugenio Martínez, Ricardo -El mono- Morales, Antonio Cuesta, unido a Bosch y Posada, aparecen en numerosos informes como actores de asesinatos y otras acciones terroristas, lo que obligará al FBI a tomar algunas medidas legales, a no ser que continúen protegiéndoles bajo el manipulado calificativo de “patriotas por la libertad”, dedicados a la “causa por la democracia cubana”.

El propio presidente Trump tendrá que dar explicaciones a sus electores, por el apoyo público que brinda a esos ciudadanos de origen cubano, que tienen sus manos manchadas de sangre inocente de un pueblo que su único delito es haber decidido, en 1959, tomar un camino sin el tutelaje de Estados Unidos.

Habrá que esperar para conocer cuáles serán los documentos que Donald Trump autoriza a desclasificar, siempre que cuente con el visto bueno de la CIA y el FBI, porque en ellos aparecen personas y organizaciones creadas en la Florida, las que han tenido un papel protagónico en delitos que van, desde los planes para asesinar al líder cubano Fidel Castro, hasta su participación directa en los programas de acción encubierta elaborados por la CIA y aprobados por los presidentes de Estados Unidos.

El mundo conocerá que Cuba nunca ha mentido y lleva más de medio siglo siendo una víctima de ese país que se autodenomina paladín de los derechos humanos, cuando en realidad es el principal violador de cuanta norma internacional existe en el mundo, como es la criminal guerra económica que persigue matar por hambre y enfermedades a todo un pueblo.

Por eso, José Martí que los conoció bien por dentro, aseguró:

“De esta tierra no espero nada más que males”

Nuevos archivos exponen planes de EE.UU. para asesinar a Fidel Castro

Presentarán nuevo libro sobre Posada Carriles y la CIA

P

AMCLEVE/15, la historia inédita de las relaciones íntimas de Luis Posada Carriles en la CIA, es el título que presentará mañana en esta capital Editorial Nuevo Milenio.

El lanzamiento será en tradicional espacio Sábado del Libro, en el Palacio del Segundo Cabo del Centro Histórico de La Habana, se informó oficialmente a la ACN.

Su autor es José Luis Méndez Méndez, Doctor en Ciencias Jurídicas y Profesor e Investigador Titular de la Universidad de La Habana, y el prólogo corresponde a la intelectual argentina Stella Calloni. La vasta obra de José Luis Méndez Méndez, se ha constituido en una de las más documentadas bases para entender cómo la larga mano del crimen se extendió por el mundo, advirtió la también periodista y escritora de ese país sudamericano.

Añadió que eso ocurre desde su verdadera escuela del terror en los nichos donde anidan, bajo la protección de los gobiernos de turno en los Estados Unidos, en este caso, las organizaciones terroristas de cubanos radicados en Miami.

Ejemplificó con el intento de asesinar al Comandante en Jefe Fidel Castro durante la Cumbre Iberoamericana de Panamá en 2000, y el sabotaje en 1976 a un avión de Cubana de Aviación, que estalló al salir de Barbados, y que provocó la muerte de 73 personas.

El texto nos lleva de la mano, continuó, hacia los laberintos de una historia de horror, ocultada bajo siete llaves y de uno de sus ejecutores Luis Posadas Carriles, terrorista confeso, protagonista de atentados, asesinatos, torturas, en distintos lugares del mundo.

Señaló que no solo puso en práctica los planes más siniestros de sus mandantes de la CIA, donde ya estaba registrado desde 1965, sino que, incluso, realizó acciones tan temibles y desmedidas por su cuenta, que enfrentó a sus propios jefes.

Méndez Méndez ofrece una historia inédita sobre Luis Posada Carriles, un malhechor nato, en la que aparecen asesinatos por contrato, relaciones con la mafia estadounidense y colombiana, el empleo de sustancias como el curare para sus experimentos en tortura y para dominar la voluntad humana.

También falsificaciones de monedas de Venezuela y de los Estados Unidos.

Cuando pensábamos que todo se había develado y conocido sobre el sórdido y perverso homicida, llega este texto colmado de datos, momentos y testimonios que dan fe de su valía, indicó Stella Calloni en sus reflexiones sobre el libro de Méndez Méndez.

Fuente:

Agencia Cubana de Noticias

Fecha:

28/10/2017

« Sistema electoral cubano (IV) “Disidencia” participaría en actuales elecciones de #Cuba según estrategia diseñada y financiada desde #EEUU.

Por Percy Francisco Alvarado Godoy

Solapada y apresuradamente los enemigos de la Revolución Cubana se encuentran dando pasos para tratar de implementar una estrategia para que elementos contrarrevolucionarios intenten postularse en las elecciones para Candidatos a Delegados del Poder Popular en la Isla.

En ese empeño ha estado enfrascado el Instituto Republicano Internacional (IRI) impartiendo cursos a estos mercenarios en México y en Colombia, desembolsando para ello cuantiosas sumas de dinero para facilitarles pasajes, viáticos y la realización de cursillos de entrenamiento sobre “democracia”.

Les impulsa la vana idea de que luego del fallecimiento del Comandante en Jefe existirá una oportunidad para poder alterar nuestra constitucionalidad. Ellos han impulsado desde el exterior la formación de seis plataformas supuestamente independientes con la misión definida de vulnerar al socialismo cubano. Para ello han tratado de crear las condiciones para que reconocidos contrarrevolucionarios y otros oportunistas se presten al sucio juego de falsa democracia y aspiren en la contienda electoral para lograr, al menos, alguna representatividad a nivel de circunscripción. Otro elemento que han desplegado es la búsqueda de apoyo de supuestos demócratas para que, desde gobiernos, parlamentos, partidos políticos, organizaciones internacionales, y todo tipo de dudosas ONGs, les presten el apoyo, visibilidad y el sobredimensionamiento necesario. Una pretendida agenda común, incapaz de aglutinar a una no representativa y desunida contrarrevolución, ha sido impulsada por estos factores en los últimos meses.

Particular empeño ha tenido la ONG argentina Transparencia Electoral, sirviente a todas luces de CADAL y del Instituto Nacional Demócrata (NDI), quien se ha encargado de recibir en Buenos Aires, valiéndose también del rimbombante cargo de miembro de la Sub Coordinación de la Comisión de Solidaridad Democrática Internacional en el ámbito del Consejo Consultivo de la Sociedad Civil del MINREX argentino. Con dineros procedentes del NID fueron invitados en dos oportunidades varios mercenarios cubanos, así como una pléyade de elementos derechistas de Argentina, Colombia, Chile, Uruguay y otras naciones. El anfitrión puesto por los financistas de este show anticubano ha sido Leandro Querido, Director Ejecutivo de Transparencia Electoral, pero ciertamente quienes mueven los hilos detrás del telón son Gabriel Salvia de CADAL y los representantes del NDI, Francisco Herrero –con experiencia intrusiva en Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, México, Mozambique, Nicaragua, Paraguay, Perú y Venezuela– y Raquel O´Byrne, también vinculada esta última, como agente CIA, a la Open Society Foundations (OSF) y a Freedom House.

Ayer organizaron una rueda de prensa bajo el título “¿Cuba está lista para elecciones realmente libres en 2017?” y contaron para ello con la presencia de tres mercenarias con pretensiones electoreras: Aimara Peña, Marthadela Tamayo y Adriana Zamora. La bola cantada fue “adelantar esfuerzos para visibilizar, monitorear y proteger a quienes han decidido transitar por los caminos electorales establecidos en la Constitución de esa nación caribeña, aún con fuertes restricciones.”

Lo cierto es que detrás de las conferencias de prensa como la de ayer y otros shows que emprendan para apadrinar a los contrarrevolucionarios cubanos, ciertamente están organizando diversos planes injerencistas entre los que estaría el de intentar enviar a observadores o veedores a las elecciones en Cuba, sugiriendo esta acción a Congresos de algunas naciones latinoamericanas, lo cual de antemano les será negado por sus pretensiones injerencistas y provocadoras.

Lo cierto del caso es que, al parecer no han encontrado esperado entre los partidos de derecha argentinos y de otras naciones, al parecer más interesados en la campaña internacional por derrocar al presidente Nicolás Maduro y a la Revolución Bolivariana. Otro factor a tener en cuenta es que saben de antemano sobre las escasas posibilidades de lograr un triunfo electoral dentro de Cuba mientras amasan otras esperanzas más oscuras.

Tomado del Blog Descubriendo verdades

Sigue la rima contra Cuba, ahora con los masones

 

Por Arthur González.

Tal parece un juego creíble solo para estúpidos lo que desde hace semanas ejecutan desde Estados Unidos, en su vieja y fracasada política anticubana.

Como si los millones de visitantes a la Isla fuera sordos y ciegos, el Departamento de Estado evidentemente lleva a cabo su política hacia Cuba con funcionarios principiantes, sin experiencia, ni conocimientos de la historia de sus fracasos contra la Revolución cubana durante 58 años, para hacerle creer al mundo que en Cuba se violan los derechos humanos y entre ellos el de la religión.

Vaya tontería en la época de internet y las redes sociales, donde nada es oculto ni tergiversado, pues los videos y grabaciones transitan por rápidas autopistas sin censura, por eso no cuaja, ni afuera y menos dentro de la Isla, esa gastada estrategia de mentiras.

En sus gastos de millones de dólares, apuestan ahora a las organizaciones fraternales como la masonería, para volver con el mismo cuento de las últimas semanas, donde intentan involucrar a su vieja aliada, la Iglesia Católica, y a las organizaciones protestantes.

Para tratar de arrastrar a la masonería cubana a su estrategia contra la Revolución, la logia denominada “Comandante Osvaldo Ramírez García”, ubicada en Miami, Florida, lanzó una convocatoria, solo para los masones residentes en Cuba, para un evento a celebrarse en la capital de la mafia terrorista.

El anzuelo para que participen son los mil dólares usd que recibirá como premio quien gane el primer lugar, el cual tendrá que remitir las respuestas a siete preguntas, contenidas en un cuestionario subversivo.

Las preguntas van dirigidas a estimular una posición de la masonería contra el gobierno cubano, ante inventadas violaciones que siguen la misma línea de acusaciones, que desde hace casi 60 años desarrolla el Gobierno de Estados Unidos en su guerra mediática contra la Revolución.

Para que no queden dudas de la manipulación que conlleva el cuestionario, lo reproducimos para que cada cual se percate de lo que persiguen los enemigos de Cuba.

  1. ¿La Gran Logia de Cuba ha manifestado alguna vez al gobierno cubano su preocupación por el uso de la prostitución, el abuso infantil para promover el turismo en la Isla, la proliferación del alcoholismo, drogadicción, la evidente corrupción y uso de los recursos de la nación por parte de los más altos niveles de la élite gobernante y en todos los estamentos de la sociedad cubana?
  2. ¿Por qué razón la Gran Logia de Cuba no se ha pronunciado en contra de la violación de los Derechos Humanos, represión física y los actos de repudios ejercidos en contra de los que se oponen al sistema comunista cubano?
  3.  ¿Los masones cubanos cumplen los compromisos adquiridos en los juramentos que presta en los grados que posee?
  4. ¿Pueden ser masones los miembros del PCC, MININT y las FAR, acorde a lo establecido en nuestra doctrina y leyes? ¿Considera Ud. posible que estas personas puedan guardar los secretos y juramentos prestados en Logia?
  5. ¿Considera Ud. posible que los ciudadanos cubanos puedan desarrollar plenamente sus actividades económicas, sociales y políticas que garantizan los principios de libertad, igualdad y fraternidad?
  6. ¿Por qué razón la Gran Logia de Cuba le niega la entrada a los masones cubanos exiliados a las tenidas que efectúan sus logias, a sabiendas de su regularidad de origen?
  7. ¿Considera Ud. que la Gran Logia de Cuba es una asociación fraternal soberana y libre de la injerencia en sus asuntos internos de los órganos del régimen cubano? ¿Cree Ud. que la Gran Logia de Cuba cumple con los requisitos que la masonería Universal establece para ser considerada una Potencia regular?

Ante tantas tonterías, no queda otro sentimiento que la pena por esos señores de la tercera edad que aun sueñan con regresar a Cuba sin socialismo, como si los cubanos quisieran volver al pasado que no les resolvió el hambre, el desempleo, la discriminación de género y de razas, las diferencias entre ricos y pobres, y campo y ciudades, la falta de asistencia médica para todos y el derecho a ser cultos como única forma de ser libres.

Antes de 1959 ninguna logia en Miami organizó concursos para ver cómo se luchaba contra el dictador y asesino Fulgencio Batista, porque los masones cubanos si tuvieron una fuerte participación en la insurrección contra el tirano, ese que tuvo todo el apoyo político, económico y militar del gobierno de Estados Unidos, a pesar de sus crímenes contra el pueblo.

No por gusto José Martí, un pundonoroso masón, sentenció:

“Caerá lo podrido, y perdurará y cuidará lo virtuoso, para eso somos bastantes”.

Retoma la Iglesia Católica cubana su actuar contra la Revolución

Por Arthur González.

Con el paso a jubilación del cardenal Jaime Ortega Alamino, se percibe un retomar de la Iglesia Católica cubana a sus históricas posiciones en contra de la Revolución, algo que desde Miami los testaferros del dictador Fulgencio Batista pedían a gritos, con su frustrado sueño de 58 años, de reimplantar el sistema capitalista que tantas penurias dejó en el pueblo de la isla.

Ortega Alamino fue duramente acusado de complicidad con el gobierno y quienes lo hicieron olvidaron sus posiciones hostiles que dieron paso a varias pastorales pro yanquis, pues deseaban un enfrentamiento político que el Vaticano no aprobó, buscando una forma más hábil de actuar para alcanzar sus objetivos estratégicos.

Con la asunción del nuevo Arzobispo de La Habana, Juan de la Caridad García, hay cierto y cauteloso cambio en la línea seguida por su antecesor y muestra de ello fue el encuentro que sostuviera con algunas integrantes del grupúsculo “Damas” de Blanco, lo que fue interpretado como una señal de apoyo a la contrarrevolución asalariada de Estados Unidos.

El 16.07.2017 dos sacerdotes católicos, José Conrado Rodríguez Alegre y Castor Álvarez, acudieron a la vivienda de Berta Soler, donde oficiaron una misa ante una docena de contrarrevolucionarios, y la imagen publicada habla por sí sola de la calaña de los integrantes de los llamados “disidentes”.

De Conrado Rodríguez Alegre se conocen los antecedentes provocativos pagados por la mafia terrorista de Miami y sus frecuentes visitas a la capital de la mafia, lo que trajo como consecuencia que la jerarquía católica decidiera enviarlo a España por algunos años y después fuera trasladado de Santiago de Cuba para Cienfuegos para evitar males mayores, porque sus acciones transitan en la frontera del delito.

Orientado por esos que desean una confrontación de la Revolución con la Iglesia, José Conrado se entromete en los asuntos internos de la política del país, con actitudes provocativas como la mostrada en la propia misa, cuyo video se puede visionar en las redes sociales, en el cual estimula a los contrarrevolucionarios a seguir su enfrentamiento al gobierno, no decaer en sus propósitos, algo no acorde con la actitud de un religioso en una misa.

En demostración del desafío a las autoridades eclesiásticas y gubernamentales, ambos sacerdotes volvieron a reunirse el pasado sábado 5 de agosto con dirigentes contrarrevolucionarios, en la residencia del Antonio Enrique González-Rodiles, encontrándose presente Berta Soler, Ailer González, Ángel Moya, Claudio Fuentes y Raúl Borges, los que conforman el variopinto exponente de la mal trecha “oposición” cubana.

Esa reunión conspirativa forma parte del esfuerzo que hacen los yanquis por sacar del ostracismo y la inactividad a la contrarrevolución interna, la que pierde cada día más adeptos debido a su motivación por saltar a la emigración, después de acumular avales suficientes para clasificar a un visado como “refugiados políticos”, dentro del amplio y priorizado programa diseñado por el Departamento de Estados solo para Cuba.

Los propios participantes en dicha reunión divulgaron que el propósito era “intercambiar visiones sobre la situación actual y el papel que dentro de esta coyuntura deben jugar la Iglesia y la oposición en Cuba, la importancia del servicio en los temas sociales de la Iglesia católica cubana y del apoyo y solidaridad que necesita la oposición, llegando al acuerdo de ampliar y sostener de forma regular este tipo de intercambios”.

¿Qué buscan los dos sacerdotes con esa posición abiertamente violatoria de las normas de la Iglesia y de las leyes cubanas?

Evidente intentan convertirse en víctimas si fuera reprimidos, situación que serviría para amplificar las campañas anticubanas sufragadas por la Casa Blanca.

Esos conspiradores de 7ma categoría parecen olvidar que la Revolución jamás se dejó provocar por las múltiples acciones contrarrevolucionarias de algunos sacerdotes desde el mismo triunfo de 1959, a pesar de que usaron los templos para guarecer asesinos que intentaron secuestrar aviones civiles, guardar armas de fuego y reuniones totalmente conspirativas de decenas de agentes reclutados por la CIA.

Ante esos delitos, nunca fue cerrada un templo u orden religiosa, Cuba soportó que sacerdotes llevaran a cabo junto con la CIA, la despiadada e inhumana Operación Peter Pan, que separó de sus padres a 14 mil niños cubanos, enviados solos a Estados Unidos y recibidos por sacerdotes que los distribuyeron por orfanatos y casas de familias, donde muchos fueron abusados sexualmente.

En los últimos 20 años la relaciones Iglesia Católica- Estado cubano mejoraron notablemente, demostrado por la visita de tres Papas, algo único para Cuba a pesar de ser un país socialista, se construyó un nuevo seminario para la formación de sacerdotes, se repararon decenas de templos, se toleran varios centros de preparación docente, a pesar de que la educación es totalmente estatal, y muchos otros aspectos que hablan de una armonía positiva.

Si las presiones de Estados Unidos son tan fuertes que la iglesia acepta correr el riesgo de perder lo avanzado, se sabrá en los próximos meses.

Los que desean retomar la hostilidad contrarrevolucionaria de la Iglesia Católica, deberían conocer que esos llamados “opositores” no son respaldados por el pueblo, pues conoce perfectamente que trabajan siguiendo instrucciones del amo que les paga, carecen de ética, moral, prestigio y sin carisma alguno, y como aseguró el jefe de la misión diplomática estadounidense en La Habana:

“No vemos plataformas diseñadas para llegar a amplios sectores de la sociedad cubana, sino que más bien dirigen sus mayores esfuerzos a obtener recursos suficientes para solventar las necesidades del día a día de los principales organizadores y sus seguidores”.

Allá ellos con su condena, pero sería mucho más inteligente corregir la táctica para no perder lo avanzado en la estrategia.

No por gusto José Martí sentenció:

“La obra de amor ha hallado siempre muchos enemigos”

#SantiagodeCuba: ¿Quiénes son los “periodistas” de la #UNPACU?

 

 

José Daniel Ferrer con Alexis Rodríguez Chacón

En las últimas semanas, los que navegamos por la red de redes, hemos visto cómo el contrarrevolucionario José Daniel Ferrer García ha acudido a la burda estrategia de hacerse el “vocero” de los asesinatos, homicidios y/o suicidios que en nuestra provincia -como en cualquier lugar del mundo- ocurren, sólo con el sucio objetivo de alcanzar mayor visibilidad en su mediocre canal en YouTube, donde todo lo que pone es burdo, manipulado, tergiversado y mal elaborado. Más que molestia, esos videítos causa pena y resultan risibles.

Ferrer García subestima la inteligencia de los usuarios de la red ávidos por conocer noticias de su Santiago, de la bella Cuba; y se olvida de algo: los cubanos, estén donde estén, apoyen o no al sistema socialista han sido educados, y si algo saben, es pensar por sí mismos. Cualquier hecho de violencia le sirve de caldo y lo más penoso es que presenta como sus “periodistas” estrellas y analistas de las diferentes situaciones  violentas a otros  mercenarios, tan delincuentes como él.

Ese es el caso de Jesús Sánchez Romero y Alexis Rodríguez Chacón, quienes tienen un extenso historial delictivo. El primero, Sánchez Romero, cumplió 15 años de privación de libertad por los delitos de robo con fuerza y asesinato, resultando su víctima el ciudadano Jorge Anglada Felizola. Igualmente fue sancionado en 1997 por robo con fuerza, al sustraer del acuario Baconao, la cifra aproximada de 2700 pesos.  Actualmente debe al fisco 5240 CUP  en multas. Otros delitos en los que se ha visto implicado son la apropiación indebida, la evasión de presos y el hurto.

El otro “periodista”, Rodríguez Chacón, desde el año 1989 hasta la fecha ha cumplido sanción por los delitos de desacato, robo con fuerza, lesiones menos graves, tráfico de drogas y evasión de presos.

Con esta “experiencia” acumulada es entendible que Ferrer García los utilice para manipular  cualquier hecho violento, y si nada ocurre, ellos lo provocan, como el pasado fin de semana cuando se celebraba el carnaval acuático en Ciudamar, donde el mercenario Vladimir Martín, que andaba en compañía  de Jesús Sánchez Romero, provocó una riña tumultuaria mientras Sánchez Romero filmaba el show que después mostrarían al jefecillo.

Estos son los delincuentes que Ferrer García utiliza para manipular la realidad santiaguera en sus videítos mediocres, los mismos delincuentes que pretenden hacernos creer sus “buenas intenciones”; y que quede claro, él es el delincuente mayor, ya se le olvidó que asaltaba las embarcaciones de los pescadores en Palmarito para robarles la captura?

 

Tomado  del Blog Santiago Arde