Trump aprueba 20 millones de dólares para los programas subversivos contra Cuba

El presidente de EEUU, Donald Trump, aprobó el viernes 20 millones de dólares en fondos para la subversión en Cuba, como parte del presupuesto estadounidense para la que resta del año fiscal 2018 (hasta octubre).
En su sugerencia presupuestaria presentada en mayo 2017, Trump eliminaba las partidas destinadas a Cuba. Sin embargo, un mes después anunció en Miami una nueva política hacia la naciòn caribeña, que endurecía el bloqueo económico y auguraba mayor hostilidad e injerencismo.
A pesar de los amplios recortes que la Casa Blanca le hizo a los fondos destinados al Departamento de Estado, la USAID y los programas de ayuda al exterior para este año, no tuvo reparos en el caso de Cuba para sostener la millonaria cifra que en los últimos años las administraciones de ese país han destinado a programas subversivos en Cuba bajo el manto de la “promoción de la democracia”.
Los congresistas anticubanos se atribuyen haber influenciado en la administración Trump para que que no se recortara el financiamiento a sus mercenarios en Cuba y para los diversos proyectos contrarrevolucionarios.
Estados Unidos provee desde 1996, con la Ley Helms-Burton, fondos públicos para programas injerencistas en Cuba. Desde el año fiscal 2009 hasta el 2016 la administración Obama sugirió $ 20 millones anuales para esos fines. A ello se suman los fondos destinados a transmisiones de radio y tv contra Cuba y el dinero de los estamentos de inteligencia en labores de penetración y actividad subversiva.

Crónica de un show anunciado

En una de las fotos compartidas en Twitter, se ve a los exmandatarios posando sonrientes en un cómodo butacón negro de los salones de protocolo del aeropuerto internacional José Martí. Foto: Cuenta de Twitter de Andrés Pastrana 

Como quien cumple su papel en un guion escrito en Washington, los expresidentes Andrés Pastrana, de Colombia, y Jorge (Tuto) Quiroga, de Bolivia, se prestaron ayer para una nueva provocación contra Cuba.

Ambos se embarcaron en Bogotá en un vuelo de Avianca con destino a La Habana con el propósito de recibir el premio otorgado por una organización contrarrevolucionaria a expresidentes iberoamericanos, cuyo único «mérito» consiste en atentar contra los gobiernos progresistas de la región y plegarse a los intereses de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Granma ya había denunciado en su edición de ayer que la mal llamada «Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia» y sus asesores extranjeros planeaban una nueva provocación con el objetivo de generar inestabilidad, dañar la imagen internacional del país y afectar la marcha de las relaciones diplomáticas de Cuba con otros países.

Tras aterrizar en el Aeropuerto Internacional José Martí y en ejercicio de las leyes que sustentan la soberanía de la nación, las autoridades cubanas le comunicaron a Pastrana y a Quiroga que no eran bienvenidos y que debían regresar a su puerto de origen.

Ambos conocían de antemano la posición de Cuba de no permitirles acceder a territorio nacional con sus provocativas intenciones y no parecieron muy sorprendidos por la medida, según se desprende de sus comentarios en las redes sociales sobre el incidente.

Sin embargo, los contados minutos que permanecieron en territorio internacional sirvieron para armar un revuelo internacional y lanzar denuncias contra Cuba por «agresión injustificada» y «violación de los derechos» de los exmandatarios.

Si no hubiera sido por las fotos y comentarios en tiempo real que dejaron los propios Pastrana y Quiroga en internet, cualquier incauto podría haber pensado que en verdad se encontraban detenidos o apresados.

En una de las fotos compartidas en Twitter desde uno de los salones de trámites del aeropuerto internacional José Martí, se ve a los exmandatarios
posando sonrientes en un cómodo butacón negro, a la espera de la salida de su vuelo.

¿Qué detenido sonríe a las cámaras? ¿Qué agresión se puede llevar a cabo en una sala de protocolo?

El plan era evidente. La tarea de Pastrana y Quiroga consistía en intentar ingresar al país y «poner a prueba» la determinación de las autoridades. En cualquier caso, luego se pondría en marcha la maquinaria mediática para vender el incidente ante la opinión pública como una agresión de Cuba.

Pero una vez más fracasaron en sus intentos. El año pasado armaron un plan muy parecido con el secretario general de la OEA, Luis Almagro, y tampoco lograron sus objetivos.

Qué lecciones de democracia y gobernabilidad pueden dar la OEA o los exmandatarios de la llamada Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA), compuesta por una selección de promotores del paramilitarismo, corruptos, vendepatrias, auspiciadores del terrorismo, asesinos, responsables de masacres y neoliberales que arruinaron a sus países.

Dedicado en la actualidad a promover golpes de Estado en su país, el corto mandato de Tuto Quiroga (2001-2002) vino a poner el sello de la corrupción y la venta de los recursos naturales que caracterizaron a los gobiernos derechistas en Bolivia antes de la llegada de Evo Morales.

Entretanto, la incapacidad de Pastrana de cumplir sus compromisos y lograr unificar al país en torno al proyecto de paz, fueron las principales causas del fracaso del proceso de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia en San Vicente del Caguán.

En no pocas ocasiones solicitó la ayuda de Cuba y la del Comandante en Jefe para llevar adelante los diálogos con la guerrilla. La postura de la Revolución y su liderazgo fue siempre consecuente y está reflejada en el libro de Fidel La Paz en Colombia.

No pueden ser bienvenidos políticos y personalidades que se prestan a manipulaciones contra Cuba, ni quienes le hacen el trabajo sucio a Washington en momentos en que se desempolva la Doctrina Monroe y se busca destruir el progreso alcanzado a favor de la unidad y la integración latinoamericana y caribeña.

Ningún revolucionario digno podría permitirlo.

Fracasó provocación anticubana

La provocación anticubana orquestada desde Estados Unidos, bajo la financiada sombrilla de la llamada “Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia”, fracasó estrepitosamente hoy en La Habana.

La tentativa de otorgar en suelo cubano un premio internacional hecho a la medida por la fabricada Red, dirigido a congratular a la denominada Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA), un grupo de expresidentes derechistas de Iberoamérica que se han unido para socavar cuanto proyecto progresista surja en la región, se fue a bolina ante la imposiblidad de sus enviados de entrar a Cuba.

Los expresidentes de Colombia, Andrés Pastrana, y de Bolivia, Jorge “Tuto” Quiroga, eran los enviados especiales de Washington para ejecutar el show en La Habana. Ambos fueron invitados a abandonar suelo cubano tras arribar al Aeropuerto Internacional José Martí, a sabiendas de que no eran bienvenidos en nuestro país.

Los expresidentes fueron atendidos en un salón de la zona estéril del aeropuerto y embarcados en el siguiente vuelo de Avianca, con destino Bogotá, desde donde procedían.

Las autoridades cubanas, haciendo valer las leyes que sustentan la soberanía de la nación, frustraron esta provocación, que pretendía sumarse a los intentos por generar inestabilidad, dañar la imagen internacional del país y afectar la marcha de las relaciones diplomáticas de Cuba con la región.

La “Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia”, liderada por miembros de la contrarrevolución cubana, alterna tareas entre Miami y algunas capitales europeas, sus casas matrices, en busca de fondos e instrucciones para los planes subversivos. Sus visitas a países latinoamericanos son muy selectivas y con un objetivo claro: los bolsillos de los magnates de la derecha, como devela  el periódico Granma..

En la red social Twitter, el reportero de la revista Semana Daniel Samper se mofó de la nueva bufonada del expresidente colombiano Pastrana y su acompañante: “?Entonces en Cuba no nos recibieron a Pastrana? ?Y ahora a dónde lo mandamos?”, se pregunta el columnista y youtuber colombiano.

Nueva provocación de Rosa María Payá en marcha

 

 

Un nuevo show mediático está intentando llevar a cabo la contrarrevolucionaria y provocadora Rosa María Payá al intentar otorgar en su casa del municipio habanero del Cerro –calle Peñón 221, entre Ayuntamiento y Monasterio– el próximo 8 de marzo, sobre las once de la mañana, el llamado Premio Oswaldo Payá “Libertad y Vida” 2017 a un grupo de ex mandatarios  y otras personalidades de derecha, agrupados bajo la Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA), que se han destacado en el marco de la guerra ideológica anticubana.  Con un dudoso secretismo, los convocantes al evento dicen guardar silencio sobre cuáles personas participarán y que sus nombres serán dados a conocer cuando arriben a La Habana.

Según la Payá, este premio se entrega a nombre de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia (RedLat), en segunda ocasión, luego de que fuera entregado al secretario general de la OEA, Luis Almagro, al ex presidente mexicanoFelipe Calderón y a la ex ministra chilena Mariana Aylwin. En su primera edición el año pasado y cuyo show se frustró al serles impedida la entrada al país a estas personas.

Según especula también la Payá asistirán algunos mandatarios y miembros de asambleas nacionales de otras naciones, los que espero no reciban el permiso de entrada al país por parte de las autoridades cubanas. Asimismo convocan a otros miembros de la contrarrevolución interna y a miembros del cuerpo diplomático acreditado en Cuba, incluidos medios de prensa internacionales.

Todo este show obedece a una oscura trama en el que se intenta dar a conocer públicamente y firmar por todos un documento conjunto cuyo borrador dispongo y daré a conocer en las próximas horas, hechos llegar a mí por una fuente que prefiero proteger. Atentos a su publicación en las próximas horas.

Publicadas por 

Rosa María Payá un símbolo de anexionismo yanqui.

Por Arthur González.
Quienes desconocen la historia de Cuba y su anti imperialismo, pecan. Ese es el caso de Rosa María Paya Acevedo, joven que cambió su amor paternal por el dinero de los que quieren ver a su país sometido, especialmente los miembros de la mafia terrorista anticubana de Miami y la ultra derecha estadounidense.
Su padre ingeniero electro mecánico, siempre trabajó para el gobierno revolucionario, a pesar de ser cabeza del Movimiento Cristiano de Liberación, grupúsculo contrarrevolucionario al servicio de Estados Unidos, quien murió en un accidente de tránsito cuando viajaba junto al español Ángel Carromero, líder de la juventud del Partido Popular y el sueco Jens Aron Modig, miembro del Partido Socialcristiano sueco.
El auto fue rentado por Carromero, amante de conducir a exceso de velocidad, y por eso se salió de la carretera cuando se dirigía a la ciudad de Bayamo, provincia oriental Granma, estrellándose contra un árbol, muriendo Payá y el también “disidente” Harold Cepero.
El motivo del viaje era repartir 4 mil 500 dólares enviados por Esperanza Aguirre del PP, destinados a crear grupos políticos juveniles en Cuba.
Posteriormente, Rosa María contactó con diplomáticos estadounidenses en La Habana y aceptó fabricar una versión falsa de la muerte del padre acusando a la Revolución, a cambio de ser beneficiada con un visado de refugiados políticos para ella, su madre y dos hermanos.
Al llegar a Miami fue llevada de inmediato ante Ileana Ros-Lehtinen, Mario Díaz-Balart y el senador Marco Rubio, encargados de tejer la versión deseada de los hechos y fabricarle una imagen internacional, con el propósito de convertirla en una “líder juvenil” contra la Revolución.
Fue así como pudo visitar varios países latinoamericanos y ser recibida por presidentes y altos funcionarios gubernamentales, además de asistir al Parlamento europeo y ser atendida por representantes de partidos de derecha, como parte del diseño construido por Estados Unidos.
Para darle cierta relevancia que justificara sus viajes, le crearon el cargo de presidenta de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, permitiéndole recorrer parte de Europa y América Latina, cumpliendo el plan de trabajo trazado por especialistas yanquis en guerra psicológica y subversión.
Pero en la era de Internet es imposible ocultad la verdad y confundir a millones de personas que ven a diario sus estrechos vínculos con personajes de la mafia terrorista anticubana y políticos ultraderechistas, que responden a las órdenes del Departamento de Estado y la CIA.
Entre ellos está Luis Almagro, secretario general de la desprestigiada OEA, José María Aznar, ex presidente español al servicio de Estados Unidos y de Miami, Felipe González, viejo agente de la CIA denunciado por Alfredo Grimaldos, en su libro “La CIA en España”; la ex presidenta de Panamá Mireya Moscoso, quien liberó al asesino terrorista Luis Posada Carriles, autor de la voladora de un avión civil cubano donde murieron 73 personas, autor de actos terroristas en hoteles cubanos y miembro del equipo que planeaba asesinar a Fidel Castro durante un acto en la universidad de Panamá, y otros personajes con similares currículos.
Si esa es la persona que pretende que los jóvenes cubanos y el pueblo en general, la apoye para desmontar el socialismo, de antemano tiene garantizado el repudio total, porque la sangre inocente derramada no se le olvida a ninguno de los millones de cubanos dignos.
Para manchar aún más la imagen de Rosa María, le han orientado entregar un inventado premio con el nombre de Payá Sardiñas, a casi treinta exjefes de Estado y de Gobierno, bajo el pretexto de la falsa defensa de la democracia en la región.
Con solo leer sus nombres ya tienen asegurado el rechazo de millones de personas, pues todos poseen una larga historia cargada de acciones repudiables. Entre esos “galardonados” figuran:
Los expresidentes de Panamá Nicolás Ardito Barletta y Mireya Moscoso; José María Aznar y Felipe González, de España; Belisario Betancur, Andrés Pastrana, César Gaviria y Álvaro Uribe de Colombia; los mexicanos Felipe Calderón y Vicente Fox;
Miguel Ángel Rodríguez, Rafael Ángel Calderón y Laura Chinchilla de Costa Rica; del Salvador Alfredo Cristiani; el argentino Fernando de la Rúa; Osvaldo Hurtado de Ecuador; Luis Alberto Lacalle y Julio María Sanguinetti de Uruguay y de Bolivia Jorge Quiroga.
Como muestra de que son los yanquis quienes están tras la medida subversiva contra la Revolución cubana, aparecen como la cara visible de la idea, el dueño del reaccionario Diario Las Américas y el también venezolano Nelson Mezerhane.
Para los entendidos en la sucia política yanqui y conocedores de sus lacayos, no hay necesidad de más explicaciones, pues una joven cubana sin aval de ningún tipo, no es aceptada en esos ambientes, a no ser por indicaciones del Departamento de Estado, quien dirige el ministerio de colonias que conforman los funcionarios antes mencionados.
Estados Unidos nunca ha logrado obtener resultados en sus planes contra Cuba, precisamente porque no tiene personas con prestigio ni reconocimiento social, pero no hacen caso a sus propios diplomáticos en La Habana, cuando remiten a Washington informes secretos, donde afirman:
“Vemos poca evidencia de que las organizaciones disidentes tengan impacto en los cubanos de a pie. Las encuestas informales que hacemos entre solicitantes de visas y refugiados, muestran que las personalidades disidentes o sus agendas son prácticamente desconocidas”.
Los yanquis no cesan de errar con el pueblo cubano, pues no obstante padecer una guerra económica, unida a la mediática, mantiene la unidad a sus ideas y a su independencia, porque como dijera José Martí:
“El pueblo está hecho de hombres que resisten y hombres que empujan”.

Presentan “La Guerra que se nos hace” en Feria Internacional del Libro

2018-02-06 19:16:41 / web@radiorebelde.icrt.cu / Carlos Serpa Maceira

Presentan “La Guerra que se nos hace” Feria Internacional del Libro

En momentos en que el gobierno de los Estados Unidos anuncio la creación de una fuerza de tarea en internet para la subversión en Cuba, se presentó este martes en la XVII Feria Internacional del Libro La Habana 2018 el libro La guerra que se nos hace, del profesor Raúl Antonio Capote Fernández, ex agente Daniel para la Seguridad Cubana.

En la sala José Antonio Portuondo, de la fortaleza San Carlos de la Cabaña, el periodista Enrique Ubieta realizó la presentación del volumen. La idea central de La guerra que se nos hace llega a todos como una alerta desde una perspectiva única y singular dada la experiencia vivida por su autor.

Presentan “La Guerra que se nos hace” Feria Internacional del Libro

Raúl Antonio Capote Fernández, ante el público que acudió a la presentación del libro manifestó que la guerra cultural es una alerta e incluye el destino individual de muchos y de la patria cubana misma.

“Es un libro que cualquiera puede leer, pero está pensado principalmente para los jóvenes cubanos, blanco por excelencia de los intentos anticubanos de la guerra cultural.”

Presentan “La Guerra que se nos hace” Feria Internacional del Libro

La Guerra que se nos hace es un libro para proveer a la juventud y a la sociedad cubana en general de herramientas que le permitan comprender los fenómenos de la guerra mediática y la guerra cultural de la cual es víctima Cuba.

ZunZuneo aleteo de subversión enfocado a la juventud cubana

Por Redacción Razones de Cuba

Razones de Cuba les propone el siguiente artículo por Dai Liem Lafá , publicado en junio del 2014, muestra del dominio imperial del ciberespacio por el gobierno de Estados Unidos, así como de las acciones subversivas contra el orden interno en Cuba, problemática que sigue siendo una realidad de nuestros tiempos.

Alas de pura subversión desplegó ZunZuneo, una operación secreta contra Cuba -financiada y dirigida por la Agencia de Estados Unidos para la Ayuda al Desarrollo (USAID)-, destinada a socavar al gobierno a través del ciberespacio, y enfocada a la juventud por su preferencia, interés y acceso a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

Aunque desde que se reveló al público y se anunció su inoperancia ha sido repudiada en todo el mundo por su trasfondo oscuro e injerencista, ello no significa el fin de las conspiraciones orquestadas por el imperio para acabar con la Revolución.

Esta práctica no se va a detener y los pronósticos no apuntan a que se reduzca, aseveró a la Agencia de Información Nacional (AIN) la doctora Leyda Carrillo, especialista del Centro de Investigaciones de Política Internacional.

El propósito es erosionar la tranquilidad ciudadana, expandir la ideología dominante en esa nación y subvertir el avance de la Revolución cubana.

La subversión se especializa en el decursar del pensamiento y en cómo modificarlo a favor de los intereses y dogmas de los países dominantes, de ahí que busquen los espacios ocupados por los jóvenes, generalmente protagonistas en los movimientos insurgentes y de rebeldía. Ellos son el foco en las naciones donde el imperio quiere concretar un cambio de sistema político, precisó Carrillo.

La práctica de los polos de poder -integrados por Estados Unidos, Israel, la Unión Europea y la Organización del Tratado del Atlántico Norte-, apunta a considerar a la ciberguerra como el peligro mayor de la actualidad, agregó.

Dentro del enfoque de la seguridad nacional de estas potencias existe una direccionalidad para que lo acontecido en el mundo sea previsto, programado y desarrollado en aras de evitar el terrorismo en sus respectivos territorios.

Pero también con vistas a movilizar, según sus intereses, a la comunidad de países emergentes o subdesarrollados – la mayoría- considerados enemigos. Por lo tanto estamos en el bando contrario.

La esencia es controlar lo que sucede mundialmente en el ciberespacio, incluidos la telefonía móvil, la radiofonía y las telecomunicaciones, insistió la entrevistada, quien a su vez pertenece a la Sociedad de Derecho Internacional de la Unión Nacional de Juristas de Cuba.

El ciberterrorismo ha promovido muchos alzamientos, y actualmente se aplica en Ucrania, en tanto se repite en Venezuela y en otros países de Latinoamérica como una práctica extremadamente peligrosa, advirtió Carrillo.

Forma parte de los golpes de Estado, llamados hoy “golpes suaves, golpes blandos o guerras de cuarta generación”, con los cuales el principal beneficiado resulta el Consorcio Militar Industrial.

Estados Unidos ha aplicado contra la Isla todas las formas de subversión, desde el terrorismo de Estado a ultranza hasta la violación de los derechos humanos y del Derecho Internacional Humanitario, concluyó la especialista.

Hoy se sabe que el imperio dirige las mayores atenciones y recursos hacia los jóvenes, más familiarizados con las nuevas tecnologías, la Internet y las redes sociales.

ZunZuneo, bajo la apariencia de una red social inocente, que proveía “información y mensajería gratuita” mediante la telefonía móvil a los cubanos, encubrió una operación secreta de desestabilización dirigida a provocar cambios en el ordenamiento político en el país.

Datos publicados tras el escándalo mediático suscitado por esta red subversiva revelan que se presentó por primera vez a los cubanos en febrero de 2010, y entonces comenzó la campaña de mercadotecnia.

En seis meses consiguió 25 mil suscriptores y crecía rápidamente, al punto que sobrepasó la atención que el equipo de USAID podía controlar.

Les pagaban para su funcionamiento a jóvenes expertos en las nuevas tecnologías, porque claro, quien mejor que un coetáneo para conocer y manipular el pensamiento de otro.

En marzo de 2011, ZunZuneo ya tenía casi 40 mil suscriptores y decidió trabajar con un tope de 50 mil para mantener un perfil bajo, abandonando así sus objetivos previos de llegar a 200 mil usuarios. Entonces decidieron limitar los mensajes al uno por ciento del tráfico total en Cuba, en aras de que las autoridades nacionales no los detectaran.

A mediados de 2012, los de la Isla comenzaron a quejarse de que el servicio sólo funcionaba esporádicamente, y después no. Simplemente ¿se evaporó?.

Pero ojo, porque en diciembre de 2009 fue apresado en La Habana al contratista norteamericano Alan Gross, uno de los expertos líderes del montaje de ZunZuneo en Cuba, a cuyo territorio ya había ingresado fuera de las leyes un grupo de equipos de alta tecnología.

Todo tiene que ver con la progresiva desaparición de una red que pretendía complementar un “golpe blando” y aniquilador de la Revolución. Y ya sabemos que hace falta mucho más que eso para tan siquiera soñar con derribarla.

Una vez expuesta la trampa se dispararon las alertas en aras de que nadie se llame a engaño, porque el enemigo sofistica sus mañas al apostar por la red de redes para cambiar el rumbo revolucionario de la sociedad antillana.

Esta vez, con vistas a engañar y manipular el pensamiento de las nuevas generaciones con el también llamado Twitter cubano, quiso imitar el aleteo –fallido- de un cándido Zunzún.

Más el ambicioso imperio nunca renunciará a su esencia de camaleón, y adaptará sus hegemónicos colores a cualquier oportunidad o circunstancia que les permita apoderarse de Cuba.

Pero ya lo dijo el Titán de Bronce, Antonio Maceo, en alusión a quienes intento hacerlo: “perecerán en la contienda”.

Sacerdote cubano al servicio de la mafia terrorista de Miami

Por Arthur González.

El Sacerdote cubano José Conrado Rodríguez Alegre, poseedor de una vasta historia al servicio de la mafia terrorista anticubana de Miami, vuelve a mostrar hasta donde puede caer una persona con tal de obtener unos cuantos dólares, por eso llama la atención que enviara una carta al Presidente Raúl Castro, en la que pide que “los cubanos puedan elegir en libertad, no votar en las próximas elecciones”, la que inmediatamente fue publicada en medios norteamericanos y otros de sus aliados, como prueba de para quién trabaja el mencionado cura.

Desde hace años el sacerdote Rodríguez Alegre, es visita constante en la ciudad de Miami y acude a los canales televisivos para mentir y trastocar la realidad cubana, por lo que seguramente cobra sus intervenciones, porque en ese mundo todo se paga.

Natural de la provincia de Santiago de Cuba, parece que olvidó cómo era la situación económica y política de los ciudadanos orientales antes de triunfar la Revolución, donde la sangre de los mejores jóvenes corría por las calles, asesinados vilmente por la policía del dictador Fulgencio Batista, donde nadie podía ejercer la libertad de expresión, pues era apresado, torturado y asesinado al instante.

Ahora al servicio de los hijos y nietos de esos asesinos, intenta desprestigiar el proceso revolucionario cubano que cambió radicalmente el panorama de miseria, analfabetismo, hambre y desempleo que existía en su terruño natal, donde la medicina para los pobres era inalcanzable al bolsillo de la mayoría, algo que la Revolución impuso gratuitamente para todos, como él mismo pudo constatar al ordenarse como sacerdote e ir a trabajar al hospital pediátrico.

Siguiendo la misma línea de Ileana Ros-Lehtinen y de Mario Díaz-Balart, hijos de testaferros de Batista y del senador Marco Rubio, ese sacerdote habla de “libertad para votar”, arrastrando a otros dos curas, Castor José Álvarez de Devesa, de Camagüey y Roque Nelvis Morales Fonseca, de la provincia de Holguín, olvidándose como eran las elecciones en Cuba antes de 1958, donde los politiqueros de la época compraban las cedulas, se robaban las urnas y cambiaban votos por camas en los hospitales.

Hoy las urnas cubanas son custodiadas por niños y se ejerce el voto libre y voluntariamente, sin presiones de ninguna autoridad. Las calles no están llenas de carteles de politiqueros haciendo campañas ni hay fraudes, como los ocurridos en México, Honduras u otros países.

Las propuestas de candidatos se realizan abiertamente por el pueblo en cada cuadra, y los propuestos no tienen que recaudar altísimas sumas de dinero como sucede en Estados Unidos, donde cada partido aporta millones de dólares y el Presidente es elegido por solo 538 votos electorales, en un país de más de 323 millones de personas.

Evidentemente los tres sacerdotes no miran a su alrededor para comparar la limpieza y transparencia de los sufragios de su país, solo siguen las instrucciones de Miami, donde los fraudes electorales le quitaron la victoria al candidato Al Gore, para favorecer a George W. Bush.

A darle lecciones de transparencia a otra parte. Vergüenza debería darles vestir una sonata, para escudados en la fe católica, mentir y pecar de forma tan despreciable, a partir de las instrucciones de personas que tienen las manos manchadas de sangre inocente, de cientos de cubanos muertos por sus actos terroristas, jamás condenados por José Conrado.

Este mismo sacerdote es el que ha oficiado misas en la casa de Berta Soler, sin los requisitos mínimos exigidos por la iglesia y sosteniendo reuniones conspirativas con otros elementos al servicio de la inteligencia yanqui, en total desafío a las autoridades, las que nunca se han dejado provocar por ese sumiso de la mafia terrorista anticubana radicada en el sur de la Florida.

Es presumible que, Castor J. Álvarez, Roque N. Morales y José Conrado, pretendan dañar el diálogo respetuoso y constructivo que desde hace años mantiene la alta jerarquía católica cubana con el Estado, lo que motivó la visita de los tres últimos Papas, hecho sin antecedentes en otros países del mundo.

Ante personas como estas dijo José Martí:

“La deshonra es del villano que pone manchas de deseo donde hay vida de felicidad”.

Estados Unidos retoma políticas fracasadas hacia Cuba

Estados Unidos mantiene a internet y las redes sociales como un campo de batalla contra Cuba.
Estados Unidos mantiene a internet y las redes sociales como un campo de batalla contra Cuba. Foto: Tomada de Internet

Si la administración del presidente Donald Trump pretende usar nuevas tecnologías para imponer cambios en el ordenamiento interno de Cuba, escogió caminos muy viejos que ya demostraron en el pasado su inoperancia e inefectividad, sin mencionar el hecho obvio de que violan las leyes del país afectado e incluso las de Estados Unidos.

La creación de una Fuerza de Tarea en Internet contra Cuba, anunciada ayer por el Departamento de Estado, abre las puertas al regreso a una política fracasada de la Guerra Fría que ambos países habían intentado superar a partir del 17 de diciembre del 2014.

Es la continuación del desatinado y mal asesorado discurso del mandatario en Miami, el 16 de junio del año pasado, cuando se reunió con una selección de la ultraderecha de origen cubano para anunciar con bombo y platillo su cambio de política hacia Cuba, que en pocas palabras se podría resumir como más bloqueo económico y menos viajes entre los dos países.

El terreno escogido para la nueva agresión, internet, demuestra a las claras cuáles son los verdaderos objetivos de Washington cuando reclama «libre acceso» a la red de redes en los países que se le oponen, mientras en su territorio mantiene un megasistema de rastreo y acumulación de datos sobre lo que hacen sus ciudadanos en la web.

De igual manera, a comienzos de enero, el Congreso de Estados Unidos avanzó un proyecto de ley para quitar las pocas restricciones que existían para el espionaje internacional, el mismo que quedó en evidencia tras las filtraciones del excontratista de la NSA, Edward Snowden.

De la llamada «Primavera Árabe», ya caída en el olvido, a planes más recientes como la incentivación de protestas en Irán y el apoyo a los sectores violentos en Venezuela, Washington muestra un claro patrón del uso de las redes sociales e internet con objetivos geopolíticos y de dominación.

Todo forma parte de una doctrina de Guerra No Convencional pensada para desestabilizar naciones sin el uso directo de fuerzas militares, que se ha arraigado tras los fracasos en los conflictos de Irak y Afganistán.

La activación de la nueva «fuerza de tarea» evidencia también que no hay falta de liquidez, en un gobierno paralizado y sin fondos, cuando se trata de financiar proyectos subversivos contra Cuba. Tampoco carecen de lugares de donde sacar el dinero a pesar de que el presupuesto presentado por el presidente Trump al Congreso para el 2018 elimina la partida tradicional y pública de 20 millones de dólares anuales que se venía aprobando desde hacía varias décadas para las agresiones.

La facilidad para crear nuevos organismos, con funcionarios «gubernamentales y no gubernamentales», contrasta también con la drástica reducción del personal diplomático de Washington en La Habana, que ha supuesto la paralización de la emisión de visados y una afectación directa a los servicios que recibían los cubanos y sus familiares en Estados Unidos.

Los nuevos planes de Trump no toman por sorpresa a Cuba, que acumula más de medio siglo de experiencia en el enfrentamiento a programas de agresión de toda clase.

Proyectos recientes como ZunZuneo, Piramideo, Commotion y otros, chocaron contra la capacidad de las autoridades cubanas de detectarlos y la unidad de su población ante las agresiones.

Llegan, además, en un momento en que se dan pasos claros hacia la informatización de la sociedad, con una
visión que prioriza el acceso social y busca proteger la soberanía del país, a pesar de las limitaciones económicas.

Tras la apertura de más de 500 puntos a lo largo de la Isla para el acceso público a internet, sin restricciones que no sean las que impone el bloqueo y los motivos de Seguridad Nacional, el país se apresta a la entrada en funcionamiento del servicio de internet en los móviles –con más de cuatro millones de ellos activados en la red–  y a la ampliación de la conexión desde los hogares.

Si lo que pretende la administración Trump es exclusivamente garantizar el acceso de los cubanos a internet, bien podría eliminar las restricciones del bloqueo que impiden la compra de tecnología de punta en este sector u ofrecer facilidades para su adquisición. Quizá le salga más barato que una «fuerza de tarea» que está, desde un inicio, condenada al fracaso.

PROYECTOS SUBVERSIVOS CONTRA CUBA CENTRADOS EN LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS

– ZunZuneo: Financiado por la Agencia Internacional de Estados Unidos para el Desarrollo (Usaid), su objetivo era lanzar una red de mensajería que pudiera llegar a cientos de miles de cubanos usando «contenido no controversial»: noticias de fútbol, música, parte del clima y publicidad. Cuando lograran su meta enviarían mensajes de contenido político para incitar a los cubanos a crear convocatorias en red y concentraciones masivas para desestabilizar el país.

– Piramideo: Similar a ZunZuneo, este programa estaba a cargo de la Oficina de Transmisiones a Cuba (OCB), a la que se supeditan Radio y TV Martí.  El mismo promovía la creación de una red de «amigos», ofreciéndoles la posibilidad de que una persona enviara a los miembros de su «pirámide» un SMS masivo por el valor de un solo mensaje. El objetivo último era contar con una plataforma para la subversión.

– Conmmotion: Fue una herramienta desarrollada por el Instituto de Tecnología Abierta (OTI) de la New America Foundation, con sede en Washington, originalmente para uso militar, y que consiste en la creación de redes inalámbricas independientes. Aunque no se conoce su entrada en funcionamiento en Cuba, fuentes del Gobierno de Estados Unidos aseguraron al periódico The New York Times que se habían dedicado fondos millonarios con ese fin.

– Operación Surf: Desenmascarado por el agente Raúl de la Seguridad del Estado, Dalexi González Madruga, este programa consistía en la entrada de equipamientos y software para la instalación de antenas ilegales para el acceso ilegal a internet.

Vividores y terroristas. La “familia” se reúne en Miami

 EL PINERO

 

Reina LuisaTamayo vuelve a posar con Posada. En la foto
( de izquierda a derecha Luis Conte Agüero, el terrorista Posada
Carriles y la Dama de Blanco Reina Luisa Tamayo.

 

A la izquierda de la foto, el asesino de Barbados  y la madre de
Orlando Zapata Tamayo, Dama de Blanco.
Micrófono en mano, el Congresista, varias veces acusado
de corrupción, David Rivera, junto a la Dama de Blanco
Reina Luisa Tamayo.


Por M. H. Lagarde
Tomado de Cambios en Cuba

Históricamente la llamada disidencia cubana y la delincuencia del patio han estado estrechamente relacionadas. La razón es bien sencilla. Los “opositores” cubanos no son para decirlo de algún modo, endémicos, sino algo exportado, puro invento del gobierno de Estados Unidos.


Desde el triunfo mismo de la Revolución cubana, sucesivas administraciones de Washington se han ocupado de crear dentro de la Isla una quinta columna que le sirva de vocero, sobre todo ante la opinión pública internacional, a los intereses imperiales en Cuba. Para lograr tal empeño se han gastado cientos de millones de dólares que, la mayoría de las veces, han servido de incentivo a vividores oportunistas, en muchas ocasiones, con probados antecedentes penales que nada tienen que ver con la política.
Nada soprendente resulta entonces que esa delincuencia cubana se encuentre entre sus iguales al asociarse con la mafia terrorista de Miami, como ilustran las imágenes de arriba, donde la madre de Orlando Zapata Tamayo, otro delincuente convertido en agente de una potencia extranjera por obra y gracia de las campañas mediáticas, aparece posando en las fotos junto al asesino de Barbados Posada Carriles durante un convite del llamado Partido Ortodoxo Cubano.

Esa mafia terrorista es la que funge muchas veces como “familiares” de los vividores y es a través de ella que el gobierno de EEUU. le hace llegar el dinero a los llamados “disidentes”, recuérdese el caso del cómplice de Posada, Santiago Álvarez quien proveía de dólares a las Damas de Blanco.

El papel del gobierno en todo esto, si bien durante décadas se mantuvo encubierto, ahora se hace cada vez más cínico. En las fotos de la reunión de la ortodoxia terrorista de Miami, junto a Posada y Reina Luisa Tamayo, aparece el congresista David Rivera, otro de los defensores reconocidos del Ben Laden de América.

La nota que acompaña a las fotos, publicada en el periodiquillo de Miami La Voz de la Calle, asegura: “El martirio de estos y otros muchos héroes (léase mercenarios) lo han reconocido el Presidente y la Secretaria de Estado de los Estados Unidos, los senadores federales Marco Rubio, Robert Menéndez y Bill Nelson y los congresistas David Rivera, Mario Díaz Balart, Alvio Sire e Ileana Ros-Lehtinen, Presidenta de Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes”.

Como si fuera poco, hace solo unos días, a propósito de la muerte de otro preso común al que ahora los buitres del imperio pretenden convertir también en mártir, el presidente de Estados Unidos Barack Obama, declaró públicamente que su gobierno le seguirá enviando dinero de “ayuda” a los llamados “opositores” y sus familiares.

Read more: http://elpinero.blogspot.com/2012/01/vividores-y-terroristas-la-familia-se.html#ixzz553rWDjDa