ALADINO EL DISIDENTE

 

depositphotos_42537489-stock-photo-bundle-of-dollars-and-magic

Rosendo es un caraeguante, me ha dicho el abuelo por teléfono con verdadero enfado y yo le perdoné su pequeña grosería porque luego de escuchar sus argumentos, también creo que Rosendo es eso y un poco más. Me contó que el viejo coetáneo, asiduo en la mesas del dominó, en las colas y hasta en algunos velorios y festejos, ahora anda vociferando que su hijo mayor, Marcelino (al que todos conocimos en el barrio como Aladino, por su permanente manía de estar frotando a cuanta mujer tenía a su alcance, lo cual hacía brotar el mal – genio de estas) es un “Expreso Político Opositor al Régimen” y anda por no sé qué país, pasando un curso y recogiendo un premio que se ganó.

La indignación con el asunto ha trascendido en el barrio, donde todo el mundo sabe que el susodicho estaba preso por delitos comunes y por eso mi abuelo le ha dicho a Rosendo: OYE CHICO, DE QUÉ IDEOLOGÍA ERA LA VACA QUE LE MATÓ TU HIJO A GUSTAVO, PORQUE QUE YO SEPA COMO ÚNICO SE LE PODÍA INCORPORAR ALGO DE POLÍTICA AL ASUNTO, ERA QUE EL POBRE ANIMAL TUVIERA ESE SIGNIFICADO.

Pero no, el hombre siguió empeñado en argumentar lo insostenible y hasta ha contado que Marcelino fue visitado en la cárcel por gente muy “noble” y “desinteresada” que le propusieron asumir con “valentía” sus dotes de opositor, le dijeron que tenía madera de líder (evidentemente los tipos saben poco de ese material porque a Marcelino el  comején debe caerle como piojo en cabeza sucia)  y que su pequeño desliz con la vaquita y el cuchillo, no era trascendente, que por lo contrario eso denotaba mucho valor para enfrentar los retos, sobre todo aquellos que vienen con cuernos incluidos. Le prometieron que sería el cabecilla de un nuevo Partido Político para el cual ya contaban con la disposición de un “nutrido grupo” de tres internos en ese mismo centro penitenciario: Paco la Hendija, rascabuchador profesional muy útil para futuros espionajes entre partidos y Eladio alias “Defalco” muy diestro y hasta siniestro en el manejo financiero, en tanto el otro posible a sumar no se alistaría hasta que se comprometiera a rebajar el consumo de Chispa de tren y así mejorar su rendimiento político una vez fuera de la cárcel.

Al final Aladino se comprometió a esforzarse por ser un político notable, sobre todo cuando supo que una tal ONG de no se sabe dónde, ayudaría con algo de presupuesto para levantar la imagen de su grupo y aunque estuvo buen tiempo imaginando si las siglas de ONG eran de Onelia Norka González, de Ondina Núñez Góngora o de otra jevita con dinero, definitivamente terminó por no averiguar mucho de dónde venía la plata y ponerse para la política que al parecer daba más que el ganado mayor, eso sí, exigió que una vez derrocada la Revolución se le tuviera en cuenta para ocupar funciones en el Ministerio de la Ganadería, desde donde promovería la ruptura de relaciones con la India por su excesiva protección a las vacas.

Como es lógico lo del nuevo partido político nadie supo en qué paró, salvo referencias en la prensa occidental muy empeñada en reconocer su existencia. Lo del premio también se aclaró luego, se trataba del AGUACATE DE PLATINO que se había decidido entregar a aquellos que lograran cumplir una pequeña huelga de hambre sin que se les descubriera consumiendo esa afamada fruta, aunque hubo serias dudas en cuanto a si Marcelino se merecía o no el galardón sobre todo después que apareció en Youtube donde colgó un video, supuestamente en medio de la huelga premiada,  pero con una indiscreta cáscara de frijol negro en la dentadura.

PUBLICADO POR ELPEQUEPIM2017

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *